La fuerte corrida cambiaria que llevó al dólar a un récord histórico de 42 pesos la semana pasada, y que en estos días mantiene la divisa cerca de los 40, ya se trasladó a los precios de la carne y el pan con fuertes aumentos y, según fuentes de ambos sectores, esta tendencia podría continuar si la moneda estadounidense no se estabiliza.

Según indicó a El Destapeel empresario de la carne Alberto Samid, la corrida cambiaria “ya se trasladó” al precio, que este miércoles “aumentó un 15%”. Sobre las futuras subas que se esperan, planteó que “ya hay un piso importante de 15%, que es mucho”, pero “si sigue subiendo el dólar, va a seguir aumentando, y si no, se va a mantener ahí”.

Embed

Además, aclaró que “no sólo subió la carne, sino también los gastos que uno tiene para vender”. “Sube la hacienda pero también sube la luz, el gas, el combustible”, remarcó.

LEÉ MÁS: POR LA ECONOMÍA, LA IMAGEN NEGATIVA DE MACRI AUMENTA AL 64%

Por su parte, el presidente de la Asociación de Propietarios de Carnicerías de la Capital Federal, Alberto Williams, coincidió en que este miércoles “se trasladó un aumento importante, de casi tres pesos por kilo” a lo que estaban pagando las carnicerías, con lo cual “tuvieron que poner precios nuevos”. De esta manera, los comercios pasaron de pagar unos 96 pesos el kilo a entre 100 y 103, que los carniceros luego deberán reflejar en el precio de los cortes.

“Al mercado ayer lo agarró fuerte, está con mayores precios, hay que cambiar todo. El mercado está muy picante, muy fuerte en los precios, no alcanza la cantidad de hacienda y los precios vuelan”, manifestó Williams a este medio, y vaticinó que “es muy probable que haya otro aumento”. “Ojalá no lo haya, pero puede haber”, lamentó.

En coincidencia con Samid, sostuvo que al precio de la hacienda se suman los gastos de movilización y logística, que se trasladan a los números en los comercios. “Es muy fuerte la devaluación. Si el mercado no se regulariza, esperamos más aumentos, porque está muy fuerte el mercado, no está quieto. Está buscando estabilizar los precios, y eso lo va a decir el consumo, porque si el consumo merma, también van a tener que mermar los precios”, analizó.

LEÉ MÁS: LAS RESERVAS INTERNACIONALES CAYERON MÁS DE U$S 900 MILLONES

Por otro lado, en panaderías de todo el país la crisis cambiaria ya se refleja en un aumento de hasta el 15%, como en Córdoba, donde el kilo alcanzó los 70 pesos. En Santa Fe, según el portal UNO, la próxima suba será de un 10%.

Rubén Salvio, presidente de la Federación Argentina de la Industria del Pan y Afines, consideró en diálogo con El Destapeque, a pesar de los aumentos en los insumos, “hay que tratar de mantener los precios en los mostradores, porque si no, la gente no entra” y que “hay que salir a rebuscárselas” para conseguir materia prima más barata.

“Cuando los molinos y los del trigo vean que no venden, van a tener que poner un precio acorde. Es la única manera. El panadero no le va a poder comprar si siguen aumentando desproporcionadamente. Hoy los del campo se quejan por un poco de retención que les ponen, pero estuvieron dos años y medio sin retención alguna. Deberían colaborar un poco, como hacemos todos”, cuestionó.