Turquía prohibió el uso de monedas extranjeras en el mercado inmobiliario del país para frenar la fuerte caída de su propia moneda, la lira. El país tiene una de las economías más frágiles del mundo, junto con Argentina.

El presidente Recep Tayyip Erdogan emitió un decreto para anunciar que de ahora en adelante, los contratos de venta, alquiler y arrendamiento deben hacerse en liras. Erdogan había instado previamente a los turcos a vender sus dólares y euros.

Según lo que publicó la BBC, el movimiento se produjo cuando el banco central de Turquía aumentó las tasas de interés en un intento de frenar el desplome de la lira. La moneda perdió casi un tercio de su valor frente al dólar desde enero.

Tanto Argentina como Turquía, son los dos países emergentes con mayores déficits de cuenta corriente y menores reservas en comparación con su PBI. Esto los hace más vulnerables a cambios o reversiones abruptas en los flujos de capitales.

LEER MÁS: Sin control: el dólar subió de nuevo y cierra la semana por encima de los $ 40