La inflación, el tarifazoy la escalada del dólar no pasan desapercibidos a la hora de comprar productos para el hogar. Los efectos de esta creciente crisis económica se ven reflejados en el consumo: las ventas de marcas de bajo precio crecieron un 3%, mientras que las primeras marcas cayeron en un 1%.

La información surge de un estudio realizado por la consultora Kantar Worldpanel a partir del consumo masivo del primer trimestre de este año, que fue comparado a la misma época del 2017. Así, se demostraron los fuertes efectos de la situación económica en el bolsillo de los argentinos.

“Cuando analizamos las marcas que más crecieron en los niveles socioeconómicos alto y medio en los últimos dos años, la mitad es de bajo precio”, resaltó Federico Filipponi, Director Comercial de la consultora. De hecho, las marcas de bajo precio representan el 20% del gasto en consumo masivo de los hogares argentinos.

Embed
Las marcas de precios bajos crecieron un 3% respecto a 2017

Además, estas marcas tienen un mayor consumo en cantidad de producto: “El hogar, aprovechando la diferencia de precio, se lleva hasta un 6% más de producto que cuando compra una primera marca. Este efecto lo observamos principalmente en los lácteos, jugos en polvo y pañales descartables”, destacó Filipponi.

Aún así, en dos segmentos de la población las marcas de bajo precio tienen una mayor relevancia: en los hogares sin hijos y en las ciudades de más de 500 mil habitantes de distintas provincias del país.

En la ciudad de Rosario, por ejemplo, 29 de cada 100 pesos gastados por sus habitantes son destinados a comprar marcas de bajo precio. A ella le siguen las ciudades de Córdoba y Mendoza, con 25 y 24 pesos. La media nacional, en tanto, es de 20 pesos.

LEÉ MÁS: TRAS LA ESCALADA DEL DÓLAR, SE VIENE LA REMARCACIÓN: CUÁNTO SUBIRÁN LOS ALIMENTOS