Dólar a $ 73 y el negocio del hambre | El Destape con Roberto Navarro Suscribite

X

Analistas, consultores y periodistas con una pregunta central en el inicio de 2019 ¿Por qué se vota cuando se vota? ¿Cuál es la motivación del voto? O más específicamente ¿Quién será el o la próxima persona que presidirá el país? Frente a esto hay varias hipótesis. Sin embargo, hay algo que sí sabemos y es que pese a que ningún indicador económico dio positivo y la mayor parte de la población es un poco más pobre, Cambiemos podría volver a ganar ¿Se vota o no se vota con el bolsillo?

Ana Castellani, socióloga e investigadora del CONICET, es categórica en esto: “No existe una teoría del voto, lo que hay es múltiples determinantes”. Dado que los electorados son heterogéneos, no se puede encontrar un único determinante para explicar por qué se vota cuando se vota. De todas formas, indicó que “en Argentina lo económico tiene un impacto decisivo porque cuando observas toda la correlación que existe entre desempeño económico y votaciones a los oficialismo, está claro que cuando la situación económica mejora, los oficialismos tienen más chances”.

Sucede que más allá de los datos que efectivamente muestran el deterioro del poder adquisitivo, la situación económica es interpretada y esa interpretación siempre es política. Concretamente, pensando en lo económico estamos peor que antes y de eso no hay dudas, pero ¿por qué estamos peor que antes? Lo que juega es la construcción de sentidos respecto a porqué estamos como estamos.

En este sentido, según la última encuesta realizada por Synopsis, la mayor parte de los encuestados señaló que una de las principales preocupaciones económicas del país son la inflación y el desempleo (30,6 por ciento inflación y 18,8 por ciento desempleo) pero hay notables diferencias en la interpretación de este proceso y en las responsabilidades: un 42,2 por ciento responsabiliza a la ex presidenta y un 36,9 por ciento a Macri. “En definitiva que Cambiemos tenga aún expectativa de reelección en este contexto económico adverso, se explica en que la principal alternativa electoral (CFK) es señalada por gran parte del electorado como la exclusiva o la principal responsable de la situación económica actual”, indicaron desde Synopsis.

Frente a esto, Nicolás Tereschuk, politólogo y analista, consideró que la pregunta no debería partir tanto de las chances de Cambiemos frente a un escenario económico adverso, sino del cambio del escenario entre las últimas elecciones y hoy. “Lo que estamos viendo es un Presidente que recibió un respaldo muy fuerte en las legislativas de 2017 y eso fue solo hace 15 meses, en donde derrotó a una rival muy importante como la ex presidenta y ahora se observa una elección potencialmente competitiva”, explicó. En este marco señaló que hay una posibilidad de que sea una elección competitiva y abierta en donde nadie puede asegurar cómo será. “Los análisis hay que partirlos del Presidente y de su situación. La cuestión es que su situación era muy favorable y ahora no es tan así”.

Para esto Castellani remarcó que “es fundamental entender cómo es la opinión pública y tomar una decisión acertiva sobre los conceptos que ya están instalados porque no hay tiempo de cambiarlos”. En este sentido, dio como ejemplo que cuando ya tenes instalado en que parte de la responsabilidad es por la “herencia”, más que centrarte en prometer volver o en discutir eso, podes hablar, en caso de ser la oposición, en que este gobierno llegó para empeorar la situación. “Hay que usar los sentidos comunes existentes para tu favor”, añadió.

En este punto, Tereschuk consideró que, como también pasó en Estado Unidos con presidentes con posiciones tan ideológicas como Reagan, Bush o Trump, los sectores de oposición de izquierda o centro-izquierda, hablaron desde un lugar demasiado racional. En esto hay dos errores: creer que si te muestro los datos, vas a rechazar a este presidente y el querer parecerte más a tu adversario lavando tus posiciones. “Mejor es mantenerse fuerte en tus valores, expresados de maneras diferentes para llegar a distintos públicos y hacer hincapié en ideas y formas de sentir sobre esa realidad”, dijo.

Como señaló Paula Canelo en la nota publicada en Tiempo Argentino ¿Se quiere tener razón o ganar las elecciones?: “Nadie votará a quien le promete “shock redistributivo”, ni tampoco concede la razón a quien sólo lo insulta”. Lo político pertenece al orden del afecto y sin afecto nada.