Los Macri quieren pagar su deuda millonaria con el Estado con un edificio que no les pertenece y cuyo valor es, además, mucho menor a lo que deben. Los datos surgen de denuncias de la familia presidencial contra el Estado, a las que accedió El Destape, donde queda expuesto que ya no poseen la planta ubicada en Monte Grande con la que pretendieron mejorar su oferta de pago hace pocas semanas. Luego de que Mauricio Macri intentara condonarles más de 70.000 millones de pesos, su familia ahora pretende pagarle al Estado con su propia plata.

El edificio en cuestión queda en avenida Fair 1101. “Se ofrece mejorar los términos de la propuesta del 28/6/2016, ofreciendo al Estado Nacional, en pago de su acreencia, el 100% del inmueble compuesto por su terreno y edificio sito en la planta donde a la fecha opera el Correo Oficial de la República Argentina – Localidad de Monte Grande – Pcia de Bs. As.- ésto junto con todo lo plantado y edificado sobre el mismo al igual que con sus mejoras y equipamiento”, dice el documento que presentaron los Macri el pasado 17 de mayo. Se refieren a mejorar la propuesta que, como detalló la fiscala Gabriela Boquin, era abusiva e implicaba una quita del 98,82% de la deuda.

SUSCRIBITE PARA QUE EL DESTAPE CREZCA

Pero lejos de mejorar esa propuesta abusiva la empeoraron, ya que ahora proponen pagarle al Estado con algo que ya es del Estado. Y, aunque fuera viable, que vale menos (mucho menos) de lo que deben.

Los Macri adjuntaron a su propuesta el Registro de Propiedad Inmueble del 2000 y una constancia de que iniciaron un trámite ante al Registro de la Propiedad Inmueble de la provincia de Buenos Aires para acreditar la situación actual del mismo. Pero según los decretos que terminaron la concesión, ese inmueble pasó al Estado junto a todo lo vinculado al servicio del Correo. Los Macri reconocieron este traspaso ya que judicializaron esos decretos, por lo que los dieron por vigentes.

Como en muchas oportunidades, los Macri pecaron de avaricia. Según consta en el expediente judicial, luego de quedarse con la concesión del correo se compraron ese edificio a sí mismos. Hicieron un pase de manos de la empresa Crearurban a Correo Argentino, ambas controladas por ellos. Ni siquiera lo disimularon en la escritura N 234 del 17 de marzo del 2000 que validó Jorge Ledesma, histórico escribano de los Macri. Tanto el vendedor como el comprador figuran con el mismo domicilio, en la calle Carlos María Della Paolera 209 piso 27. Con la mala fortuna de que cuando se rescindió la concesión de correo ese terreno y edificio pasaron al Estado.

Los Macri demandaron al Estado en varias causas por la quita de ese predio. Ergo, reconcieron que ese predio pasó a manos del Estado y piden la inconstitucionalidad de los decretos que establecieron esa transferencia. Esas causas, que datan del 2004 y 2006, aún no se resolvieron. La situación, entonces, es que ofrecieron pagar con algo que, legalmente, no les pertenece. Es una situación win-win: si pasa pasa, y si no pasa ganan tiempo para seguir sin pagar un centavo de su deuda.

Rescíndese

Cuando Néstor Kirchner tomó la decisión de rescindir la concesión de Correo Argentino firmó varios decretos que, entre otras cosas, establecieron que el edificio de Monte Grande pasaba a manos del Estado.

Rescíndese, por culpa del Concesionario, el Contrato de Concesión suscripto entre el ESTADO NACIONAL y la empresa CORREO ARGENTINO S.A”, dice el artículo 1 del decreto 1075. La culpa del Concesionario, o sea, de los Macri, era que dejaron de pagar el canon y que no cumplieron con las condiciones de la concesión. Eran dos de los motivos que figuraban en al pliego de la concesión que aceptaron los Macri a la hora de quedarse con el correo.

El punto 30 de ese pliego detallaba las causas de rescisión del contrato. El punto 30.1 b), dice: “Podrá decretarse la rescisión del contrato de concesión en caso que el Concesionario no abonara el canon debido dentro del plazo 15 días de haber sido intimado”. El canon era la principal condición para quedarse con la concesión. Los Macrí ofrecieron pagar 51.600.000 pesos semestrales y por adelantado. Sólo pagaron el primer y segundo semestre, luego incumplieron.

Un detalle no menor es que, según a ley 23.966 que regula el financiamiento del sistema de previsión social, el 30% del canon que tenían que pagar los Macri iba para la ANSES. O sea, 1 de cada 3 pesos del canon era plata de los jubilados, pero la costumbre de postergarlos parece ser tradición en la familia Macri.

Entre motivos para terminar la concesión estaba el punto 30.1 a), que también figura entre las causales del fin de la concesión. Dice que se podía rescindir el contrato si “el Concesionario hubiera quedado, en forma reiterada, incurso en las multas detalladas anteriormente relativas a incumplimiento generalizado de las normas de servicio o estándares de calidad establecidos para cada producto definido como obligatorio”.

El punto c del mismo artículo permitía la rescisión del contrato si “fuera decretada la quiebra o abierto el concurso preventivo del Concesionario”, algo que también había sucedido cuando Kirchner tomó la decisión pero que no fue incluido en los considerandos del decreto 1075.

Todo inconstitucional

En la causa iniciada en 2004 los Macri piden la nulidad de los decretos 1074 y 1075 del 2003. El primero rechazó los reclamos de los Macri ante la inminencia de la quita de la concesión, en los cuales seguían poniendo excusas administrativas a la falta del pago. El segundo fue el que rescindió la concesión.

Ahora proponen pagar con un edificio que no les pertenece, pero la cronología legal los contraría. El decreto 1075, que le quita a los Macri la concesión, es del 19 de noviembre de 2003. El 12 de febrero de 2004, el entonces secretario de Comunicaciones Guillermo Moreno firmó la resolución 32. Allí detallaba que, al quedarse con la concesión del Correo, los Macri se habían comprometido a realizar inversiones y reconocía la compra del predio de Monte Grande como una de ellas. Luego, en los considerandos de la resolución, aclaraba que, “según lo especificado en los numerales 30, 26 y concordantes del Contrato de Concesión suscripto entre el ex concesionario CORREO ARGENTINO S.A. y el ESTADO NACIONAL, todos los bienes adquiridos por el concesionario y reconocidos como inversión, retrovierten al ESTADO NACIONAL al finalizar, por cualquier causa, la concesión”. Finalmente, el artículo 4 de la misma estableció: “Declarar que la totalidad de los bienes adquiridos por el ex concesionario CORREO ARGENTINO S.A. que se encuentran comprendidos en el importe reconocido como inversión a través de la presente resolución (...) se incorporan en su totalidad al dominio del ESTADO NACIONAL”. Traducción: el edificio de Monte Grande, con el que simularon mejorar su propuesta de pago, no pertenece a los Macri.

El Estado reconocía una inversión de 46 millones de pesos. Pero, al día de hoy, hay algunos items que no se podrían contar. Por ejemplo, 6 millones en software y otros 6 millones y medio en computadoras, todo obsoleto al día de hoy.

A los pocos meses, el 11 de junio de 2004, Kirchner firmó el decreto 721 que creó Correo Oficial de la República Argentina SA. El artículo 7 del decreto estableció: “A partir de su constitución, CORREO OFlCIAL DE LA REPUBLICA ARGENTINA SOCIEDAD ANONIMA pasará a ser titular del patrimonio afectado al ESTADO NACIONAL en virtud de lo dispuesto en el Decreto N° 1075/03, como así también de los bienes inmuebles, muebles e inmateriales que integraran el inventario afectado a la ex concesionaria CORREO ARGENTINO S.A., en los términos prescriptos en los numerales 26.2 y 27 del Contrato de Concesión oportunamente suscripto entre el ESTADO NACIONAL y la empresa CORREO ARGENTINO S.A”. En síntesis, que la planta de Monte Grande con la que hoy los Macri quieren pagar su deuda pasó al Estado hace más de 15 años.

Para los Macri, el edificio vale hoy 952.256.802 pesos. “Este importe surge de reexpresar (sic) la valuación determinada por el Tribunal de Tasaciones de la Nación, es decir $60.035.200, en su presentación de fecha 7/4/2009”, sostuvieron. No explican cómo el edificio multiplica por 15 su valor, ni cómo el supuesto valor de 952 millones de pesos alcanza para pagar los más de 4.000 que deben al día de hoy.

Cuando se compraron a sí mismos ese terreno, según la escritura, los Macri pagaron 1.318.920 dólares. Al cambio actual, son 35 millones de pesos. La propuesta de pagar con el edificio la hicieron el pasado 17 de mayo, con el dólar a 24,80, por lo que asumieron que valía más de 38 millones de dólares, 29 veces más que lo que se pagaron entre ellos.

Pero hay otro dato sobre el edificio. En la resolución 32, consta la valuación de ese terreno en 2004. Suma 48 millones de pesos, pero incluido el software y las computadoras, a esta altura ya obsoletos. Entre el terreno, la construcción, muebles y maquinarias el total da 35 millones de pesos. La deuda de los Macri con el Estado era de 296 millones, por lo que el edificio representaba el 12% de la deuda. ¿Como es posible que ahora los Macri pretendan que el mismo edificio cubra el 100%?