Vacunas: Alberto pidió liberar patentes y enfrentó la avanzada judical por la vacunación VIP

Criticó la doble vara de la oposición y el Poder Judicial, dijo que habría más renuncias si se demuestran responsabilidades y anunció una iniciativa para liberar las patentes a nivel global.

23 de febrero, 2021 | 14.40

Cuatro días después de que estallara el escándalo por las vacunaciones de privilegio, el presidente Alberto Fernández habló. En el marco de una extensa conferencia de prensa conjunta a su par mexicano, Andrés Manuel López Obrador, cuestionó el doble discurso opositor, ratificó que si existen más responsables deberán renunciar y anunció una iniciativa que presentará ante el G20 con el francés Emmanuel Macron para que la vacuna sea un bien global y que se liberen los derechos de fabricación.

Evasión en Argentina: Los ricos fuera de borda

“El tema de las vacunas es muy sensible y debemos tratarlo con mucha seriedad porque el riesgo es que lo terminemos politizando”, dijo Fernández ante la prensa local e internacional en la mañana de la ciudad de México. Un rato antes, había calificado como “una payasada” las denuncias penales por la aplicación irregular de vacunas. "No hay ningún tipo penal en la Argentina que diga 'será castigado el que vacune a otro que se adelantó en la fila', no existe ese delito y no se pueden construir delitos graciosamente", agregó.

El presidente, de esta manera, caracterizó el problema como un asunto político, no delictual: “El hecho es lo suficientemente grave como para que un ministro de la talla de Ginés González García haya debido dejar su cargo, pero terminemos con la payasada. Le pido a los jueces y fiscales que hagan lo que deben: Tienen muchos delitos para investigar, como el negocio de los peajes de Macri, y el terrible y lamentable endeudamiento que Argentina vivió que fue un negocio para los amigos del poder", dijo.

“Detesto los privilegios, no los ejerzo ni me valgo de ellos, no soporto que eso ocurra”, continuó. Y ante la pregunta de un periodista internacional, sostuvo que “si hay más responsables” de vacunaciones irregulares “se van a tener que ir los que se tengan que ir”, aunque condenó “el escarnio público” que se desató en las últimas jornadas sobre funcionarios que --en su opinión-- estaban correctamente inoculados, como los legisladores Eduardo Valdés y Jorge Taiana o el equipo del ministro de Economía Martín Guzmán.

Por otra parte, Fernández anunció una iniciativa que coordinó con el presidente francés Emmanuel Macron para llevar ante el G20 la propuesta de que se liberen las patentes de las vacunas de manera tal que se puedan producir más rápido en todo el mundo, especialmente en lugares de bajos recursos. “Venimos hablando sobre la necesidad de declarar que la vacuna sea un bien global para que se liberen los derechos y todos los países puedan fabricarlas”, informó.

En su exposición, López Obrador había destacado que sólo diez países acaparan el 80 por ciento de las vacunas que se aplicaron hasta ahora y que hay más de cien en los que aún no se dio una sola vacuna. El mexicano reclamó que la ONU intervenga en el reparto. “Parece un florero, un adorno”, dijo. En ese sentido, castigó al mecanismo Covax, de la OMS, que había comprometido el reparto de vacunas entre países postergados y “todavía no entregó ni una dosis”.

Después de la conferencia de prensa, Fernández y López Obrador compartieron un desayuno de trabajo donde se avanzó en la hoja de ruta de la relación bilateral, que ambos presidentes prometieron profundizar. "Argentina y México tienen un futuro común en Latinoamérica, que pasa por la unidad de los esfuerzos, esa unión es un deber y una obligación que tenemos; desde el país más al norte de América Latina hasta el más austral tenemos que ser capaces de trazar un eje que una a todo el continente", dijo el argentino.

En su segunda jornada en este país, Fernández tiene previsto un almuerzo de trabajo con el magnate Carlos Slim y luego tendrá otras dos reuniones con empresarios locales y con ejecutivos de firmas argentinas que tienen intereses aquí. Más tarde, será recibido en el Ayuntamiento Municipal por la jefa de gobierno metropolitana, Claudia Sheinbaum, que lo distinguirá como Huésped Distinguido de la ciudad de México. Por la tarde, también participará de una sesión en el Senado mexicano.

Mañana, en el último día de la visita, viajará a la ciudad de Iguala de la Independencia, en el estado de Guerrero, a unos 300 kilómetros de la capital, donde se llevarán a cabo las celebraciones que darán comienzo al año del bicentenario. Fernández es el único presidente extranjero invitado en esta ocasión y será, junto a López Obrador, orador en ese acto. Por la noche tiene previsto el regreso a la Argentina: aterrizará directamente en la provincia de Corrientes para conmemorar el nacimiento de José de San Martín.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►