El representante de Pfizer no irá al Congreso y expondrá por zoom

Los representantes de los laboratorios explicarán en el Congreso la situación de los contratos firmados o en negociación con el Gobierno. Pero quien hará de vocero de Pfizer se conectará en forma virtual. AstraZeneca, en tanto, presentará un escrito.

08 de junio, 2021 | 06.24

A través de una resolución del presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, los representantes de los laboratorios que tienen contratos firmados o se encuentren en etapa de negociación con el Gobierno para la provisión de vacunas contra el coronavirus expondrán este martes en el Congreso sobre los detalles de las conversaciones, cuestión de terminar de una vez con los rumores de irregularidades que busca tratar de instalar la oposición. Sin embargo, la intervención más esperada, la del vocero de Pfizer, será por zoom, dado que se excusó de concurrir personalmente. En tanto, el laboratorio AstraZeneca mandará un escrito detallando la actual situación, muy demorada respecto al contrato firmado el año pasado.

El inicio está previsto a las 10, en el salón Delia Parodi del Congreso. Será pública y se podrán seguir por Diputados TV. Estarán presentes Massa, la ministra de Salud Carla Vizzotti, las autoridades de las comisiones de Salud y Legislación, los jefes de bloques parlamentarios, en tanto que el resto de los integrantes de la comisión se conectarán de forma virtual. Cada representante de laboratorio tiene un máximo de 45 minutos para hablar. Luego, tal vez, también responda preguntas Vizzotti. 

Obviamente, cada laboratorio se encuentra en una situación muy distinta, en un contexto de demanda global de cientos de millones vacunas que no pudo ser atendida. Por ejemplo, el contrato de la vacuna china Sinopharm se cumplió casi tal como estaba previsto. Respecto a la rusa Sputnik V tuvo muchas demoras que en las últimas semanas comenzaron a ser cubiertas, hasta el reciente impactante anuncio de que comenzará a ser fabricada en el laboratorio local Richmond. También será interesante escuchar nuevamente a los responsables para la región del mecanismo internacional Covax, que tanta confusión generaron días atrás respecto a la postura del gobierno argentino en las conversaciones. La oposición asegura que el Gobierno podría haber comprado muchas dosis más y que hubieran llegado antes. 

En cuanto al laboratorio AstraZeneca, fue quien incurrió en mayores retrasos. Argentina originalmente planeó su campaña de vacunación en base a esta vacuna, que se proponía como una opción económica, confiable y cuyo componente primario se elaboraría en el país a través del laboratorio Mabxiencie. El Estado compró más de 22 millones de dosis y pagó buena parte por adelantado. Luego, el filtrado y envasado que debía hacerse en México tuvo muchos inconvenientes y recién ahora el suministro comenzó a regularizarse. Sus representantes no irán al Congreso y enviarán un escrito detallando la situación. 

Los demás laboratorios están en conversaciones y se presentarán vía zoom. En el caso de Moderna y Johnson & Johnson, las negociaciones son relativamente recientes y están encaminadas. En cambio, en el caso de Pfizer arrastra una historia con la que la oposición y los medios afines buscaron armar una campaña contra el Gobierno. Básicamente, diciendo que la Casa Rosada se negó a firmar contrato con el laboratorio norteamericano por razones ideológicas o -lo que llegó a plantear Patricia Bullrich- porque no accedían a pagar coimas. La historieta se completa con que, además, Pfizer tenía listas millones de dosis para enviar al país a principios de año y que el Gobierno desperdició irresponsablemente esa oportunidad.

Fue el jefe del interbloque de Juntos por el Cambio, Mario Negri, quien le planteó a Massa que citara a los representantes de los laboratorios al Congreso. El oficialismo accedió enseguida, para así desbaratar de una vez todo este armado fantasioso que se buscó generar desde el macrismo, pese a los millones de dosis que comenzaron a llegar en los últimos días. Tan absurdo que generó discusiones internas dentro de los principales referentes opositores, que disentían en la manera de encarar el asunto. Hasta la tarde del lunes, no estaba confirmada la presencia del representante de Pfizer en la reunión en el Congreso. Luego, desde la presidencia de la Cámara lograron una confirmación pero sólo para una exposición virtual.

Quieren sesionar

El plenario de comisiones del martes no debería ser la única participación del Congreso en la discusión por la pandemia. La intención del Gobierno es que haya sesión el jueves para tratar el proyecto Emergencia Covid-19 que fija los parámetros sanitarios para establecer restricciones. La iniciativa tiene media sanción del Senado y el oficialismo apuesta a que los gobernadores persuadan a los diputados reacios a aprobar la iniciativa. De hecho, el encuentro virtual de Vizzotti y el ministro del Interior Eduardo "Wado" de Pedro", del lunes con los gobernadores para hablar de la campaña de vacunación, también tuvo como objetivo ponerlos en línea con el discurso oficial. 

El DNU que estableció las últimas restricciones vence el viernes y la idea del Gobierno es que este proyecto se trate en comisión el miércoles, se apruebe en el recinto el jueves y entre en vigencia el mismo viernes, para evitar una nueva discusión por otro DNU. No obstante, por las dudas que este apretado calendario no se pueda cumplir, tendrán listo otro decreto de reemplazo.

 

 

LA FERIA DE EL DESTAPE ►