La perspectiva de género empieza a tallar en la evaluación de los jueces

La reacción del Consejo de la Magistratura, el Senado y el Poder Ejecutivo al “affaire Gemignani” colocó en la agenda política la necesidad de una reforma judicial que incluya con urgencia a la perspectiva de género.

14 de marzo, 2021 | 00.05

El caso del juez Juan Carlos Gemignani puso en la agenda política la necesidad de una reforma judicial que incluya con urgencia la perspectiva de género. Con apenas unos días de diferencia, el presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner; el Senado; trabajadoras judiciales de Comodoro Py; y el Consejo de la Magistratura se manifestaron explícita o implícitamente en contra del magistrado de la Cámara Federal de Casación Penal, quien trató el lunes de “delincuentes” a sus colegas mujeres en el grupo de chat institucional que comparte con los miembros del máximo tribunal penal del país.

Gemignani fue denunciado este viernes en el Consejo de la Magistratura por mal desempeño a partir de sus reiteradas actitudes de violencia de género. Es que el camarista volvió a ser noticia por un acto misógino el 8 de marzo, al tratar de “delincuentes” a sus colegas mujeres en el Día Internacional de la Mujer. El mensaje “machista” provocó la reacción de Alberto Fernández y CFK, quienes cuestionaron con dureza vía Twitter el accionar de Gemignani. Luego, el miércoles, en lo que pareció un acto reflejo a este suceso, se presentó en el Senado un proyecto para poder recusar a magistrados sin perspectiva de género por sus declaraciones judiciales o extrajudiciales. El viernes, el presidente del Consejo de la Magistratura, Diego Molea, presentó la mentada denuncia contra Gemignani para que –de comprobarse lo denunciado-  se lo lleve ante un Jurado de Enjuiciamiento. 

El ministro del Interior Eduardo “Wado” De Pedro, quien mantiene aceitados vínculos con el Poder Judicial, les había espetado un claro mensaje a los magistrados en general el pasado 2 de marzo: les dijo que "llegó la hora de que se transformen o se vayan de un poder que requiere perspectiva de género". Lo afirmó desde la Casa Rosada junto al Jefe de Gabinete Santiago Cafiero al participar del anuncio de la construcción de los Centros Territoriales Integrales de Políticas de Género y Diversidad destinados a mujeres y personas LGBTI+ de todo el país, que se instalaron para garantizar la asistencia  a personas en situación de violencia por motivos de género.

El mensaje es claro y cobró mayor visibilidad tras el “affaire Gemignani”: la perspectiva de género debe tallar, y con mucha fuerza, en la evaluación de los jueces.

La denuncia en el Consejo

El presidente del consejo, el académico Diego Molea, se hizo eco de las notas periodísticas sobre el caso Gemignani y señaló que el camarista "habría utilizado expresiones sumamente agraviantes para referirse a las mujeres en una serie de mensajes enviados el día 8 de marzo”  que “de comprobarse, configuran un claro supuesto de violencia contra la mujer” y “contraviene las disposiciones de la ley 26.485 Ley de Protección Integral a las Mujeres” a la vez “que demuestra la carencia absoluta de perspectiva de género del mencionado magistrado, en clara contraposición con nuestra Constitución Nacional así como las leyes vigentes”.

En el mensaje misógino a sus colegas, Gemignani había escrito: “Feliz Día para todas! Especialmente para las delincuentes!!! Solo se avanzará en la igualdad cuando se reconozca derechos a las delincuentes y sean penadas. Mientras tanto, seguiremos poniéndolas en evidencia hasta que la igualdad no es solo relato!! (sic)”.

El texto lo leyeron los otros 12 jueces de la Cámara Federal de Casación Penal y el secretario del tribunal, quienes integran junto a Gemignani el chat “Acuerdo Virtual”. El mensaje llegó luego de que magistrados del grupo saludaran a las mujeres. Las camaristas Ana Figueroa y Ángela Ledesma no dejaron pasar la agresión: ambas consideraron que los mensajes eran “intolerables” y le pidieron al presidente de la Casación, Gustavo Hornos, quien también es parte del grupo, que certifique los chats para asegurar la prueba y “adopte las medidas pertinentes”. Hornos, que fue denunciado penalmente por sus visitas al despacho privado de Mauricio Macri durante el gobierno de Cambiemos, no le dio curso a las medidas. En Casación hay más de un camarista que sospecha que la inacción fue para evitar un acuerdo general en el que se pudiera abordar su caso.

Atento a este cuadro, quien tomó la iniciativa fue Molea. “Con la absoluta convicción de que este Consejo de la Magistratura no puede permanecer impávido ante la gravedad de los hechos allí relatados, considero necesario que se dé curso a una investigación en el marco de la Comisión de Disciplina y Acusación de este Cuerpo y se adopten, en forma urgente, las medidas de prueba que se consideren oportunas a fin de indagar en las circunstancias que han trascendido públicamente”, escribió en su presentación.

Acto seguido, resaltó la necesidad de avanzar con la perspectiva de género en el Poder Judicial: “Este Consejo de la Magistratura ha reconocido el enorme desafío que representa deconstruir los patrones socioculturales de violencia sistemática contra las mujeres; y como actores del sistema de Justicia, hemos implementado acciones claras y concretas a fin de fomentar la inclusión de la perspectiva de género dentro del Poder Judicial de la Nación, así como hemos adoptado decisiones que propenden a la erradicación de la violencia contra las mujeres en todos los ámbitos”. 

Por tal motivo, remarcó que no podía quedarse de brazos cruzados. “Considerando que este Cuerpo no puede ‘borrar con el codo, aquello que ha escrito con su mano’ resulta fundamental la intervención de este Consejo ya que, de ser comprobadas, las gravísimas expresiones del Dr. Gemignani resultan totalmente incompatibles con los esfuerzos que el Poder Judicial de la Nación está desarrollando para actuar y resolver con perspectiva de género”, señaló.

En la denuncia, que debe ser sorteada para tener un instructor, Molea solicitó que se le requiera a la Cámara Federal de Casación Penal “un informe detallado acerca de los mensajes referenciados”, algo que Hornos hasta el momento no había impulsado. Y pidió que de corroborarse la secuencia relatada “se proceda a la acusación del Dr. Gemignani ante el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados de la Nación”.

Las posibilidades que se abren en este proceso van desde que no prospere la denuncia, a una sanción o la remoción del juez acusado. Para esto último se necesitan los dos tercios de los votos de los consejeros.

Para recusar a jueces misóginos

En este contexto, el miércoles pasado la senadora Anabel Fernández Sagasti presentó una iniciativa en la Cámara Alta para que se pueda recusar a magistrados que se expresen en contra de la perspectiva de género.

El proyecto de ley apunta a incluir en el Código Procesal Penal y en la Ley de Protección integral a las mujeres la posibilidad de recusar –es decir, de apartar de un caso- a jueces que se hayan manifestado “judicial o extrajudicialmente” en contra de la perspectiva de género. El caso bien podría aplicarse a Gemignani.

En el discurso que dio en el Senado este jueves –en el que se aprobó el pliego de 22 magistrados-, Fernández Sagasti, que es la presidenta de la Comisión de Acuerdos, se refirió a la necesidad de avanzar con la perspectiva de género en el Poder Judicial: “El lunes muchas de nosotras marchamos en las calles. Hemos visto con asombro, tristeza, bronca, dolor, sentencias con mucha carga de misoginia, desinterés, falta de capacitación de jueces de diferentes estamentos del Poder Judicial de la Nación respecto al tema del femicidio y la violencia de género”. “Parece que casos tan aterradores como el de Micaela o Úrsula no calan hondo, ni siquiera roza a algunos jueces, que no entienden que su falta de empatía y compromiso arrebata vidas todos los días en la República Argentina”, añadió. 

En esa línea consideró que se debe pensar “en reglas que exijan a la justicia comprometerse con la perspectiva de género”. “Por eso -dijo- presenté un proyecto de ley que establece una nueva causa de recusación o excusación para aquellos casos de jueces o juezas que hayan demostrado mediante declaraciones públicas o sentencias falta de perspectiva de género”, explicó.

Luego hizo una radiografía del Poder Judicial y destacó la representación de mujeres que hubo en las designaciones que se hicieron desde la llegada de Alberto Fernández a la Casa Rosada. Indicó que “de un total de 106 aspirantes desde que asumió la presidencia Alberto Fernández, el 40% de las designaciones fueron realizadas para mujeres. Por supuesto que nos falta. Queremos más. Entiendo que tiene que ser un compromiso de todas y todos”.

Este punto no es menor. El Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad, que encabeza Elizabeth Gómez Alcorta, elaboró un documento sobre “Administración de Justicia y perspectiva de género” donde se hace un diagnóstico certero sobre la inclusión de las mujeres en el Poder Judicial: “Una simple mirada a la composición actual de todas las dependencias y organismos de la administración de justicia da cuenta de, por ejemplo, que los procesos de selección de magistrades, fiscales y autoridades judiciales están fuertemente sesgados en función del género y restringen el acceso a mujeres y LGBTI+ a los cargos en igualdad de condiciones”. 

“A la vez –se precisa en el trabajo del ministerio de Mujeres-, en escasas ocasiones se considera la formación y perspectiva de género de les candidates, lo cual luego se ve reflejado en cómo se llevan adelante los procesos judiciales”. “La construcción de una administración de justicia accesible, igualitaria y comprometida con los derechos fundamentales de mujeres y LGBTI+ es, además de una obligación ineludible del Estado, una deuda de la democracia”, se concluye y marca la hoja de ruta que debieran transitar las reformas que están en carpeta.  

Los mensajes de Alberto y CFK

Tanto el presidente Alberto Fernández como la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner se hicieron eco de los chats misóginos de Gemignani. Ambos se mostraron indignados con el accionar del camarista. También emitieron un comunicado las "Mujeres trabajadoras de Comodoro Py".

La primera en reaccionar públicamente fue CFK, el miércoles. “’Feliz día delincuentes’. No puedo salir de mi estupor: un juez de Casación, que hace poco encerró a una secretaria en un despacho, ahora se dirige de esta manera a sus colegas mujeres en el Día Internacional de la Mujer. ¿Hasta cuándo? ¿O estarán esperando que le pegue a alguna?”, tuiteó.

Luego, Alberto también se refirió al tema y concluyó: “Todo es muy grave. Pero lo más grave es advertir que en manos de ese tipo de magistrados está la suerte de los derechos ciudadanos. Abordar los cambios que el Poder Judicial necesita depende de todos nosotros”, concluyó.

No es casual que la cuestión de la perspectiva de género en el Poder Judicial atraviese todos los proyectos de reforma de los tribunales, desde el proyecto de Reforma Judicial que tiene media sanción hasta las recomendaciones que recibió el Presidente de parte de un Consejo Asesor. Está claro que los cambios en el tercer poder del Estado –el más conservador de los tres poderes- deben estar a tono con las exigencias del siglo XXI y no del siglo XIX.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►