Operación Olivos: imputan a Macri y al juez Borinsky por sus encuentros en la Quinta presidencial

La fiscal Alejandra Mangano le dio impulso penal a una ampliación de denuncia que habían realizado tres legisladores por las visitas del camarista de Casación a la Quinta de Olivos y la Casa Rosada. El disparador fue la investigación de El Destape. Requieren citar al personal administrativo de la Secretaría privada de Presidencia.

14 de julio, 2021 | 21.14

La fiscal Alejandra Mangano requirió que se investiguen las 18 visitas del juez de la Casación Penal Mariano Borinsky al entonces presidente Mauricio Macri en la Quinta de Olivos y la Casa Rosada. Entre otras cosas, la fiscal solicitó citar a prestar declaración testimonial al personal administrativo de la Secretaría privada de Presidencia. El disparador de este pedido fue la investigación de El Destape Operación Olivos”.

Mangano le dio impulso penal este miércoles a una ampliación de denuncia que realizaron el 25 de junio pasado los diputados nacionales Rodolfo Tailhade, Leopoldo Moreau y Eduardo Valdés. La fiscal ya está investigando los encuentros de Macri con otro juez de la Cámara Federal de la Casación Penal, Gustavo Hornos. Ahora sumó a Borinsky que fue su compañero de sala durante el macrismo. Busca determinar si Macri “influyó indebidamente sobre las decisiones de los jueces de la Nación en casos concretos que involucraban a dirigentes políticos de la oposición a su gobierno”.

Es que tras las reuniones secretas de Macri con Borinsky y Hornos, ambos camaristas suscribieron resoluciones que beneficiaban políticamente al entonces Presidente. Todas en causas paradigmáticas de persecución judicial.

Este proyecto lo hacemos en grupo. Sostené a El Destape con un click acá. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

En su dictamen, Mangano le solicitó al juez Marcelo Martínez de Giorgi, quien está a cargo de la causa, que:

  • Requiera a la Cámara Federal de Casación Penal, tal como hizo con Hornos, que informe si con relación a Borinsky “se iniciaron actuaciones, se labraron constancias, se cursaron comunicaciones a otros organismos competentes o se celebraron acuerdos de magistrados”. En ese caso, pidió que se remitan las constancias documentales.
     
  • Requiera “a la Comisión de Disciplina y Acusación del Consejo de la Magistratura de la Nación si existen actuaciones, denuncias o comunicaciones vinculadas a los hechos” descriptos. La respuesta será positiva ya que Borinsky al igual que Hornos fue denunciado ante el órgano que selecciona y sanciona jueces.
  • “Solicite a la Secretaría General de la Presidencia que, a través de Casa Militar, se informe los nombres del personal administrativo que cumplió funciones en la Secretaría Privada de Presidencia los días y horarios en los que se produjeron los encuentros detallados en las denuncias y se recabe información de contacto para su posterior citación a declaración testimonial”.
     
  • “Se proceda en similar sentido con relación al personal administrativo que habría estado en funciones en protocolo o secretaría privada, en la Quinta Presidencial de Olivos en los días y horarios correspondientes a las reuniones referidas”.
     
  • “Se agreguen a esta causa copias simples de cada una de las resoluciones de expedientes judiciales que los denunciantes han mencionado en su presentación inicial”.

Los diputados citaron diversas resoluciones que firmaron Hornos y Borinsky tras ver a Macri.

La denuncia

En su ampliación de denuncia del 25 de junio pasado, los legisladores nacionales agregaron “hechos nuevos, que se hicieron públicos luego del comienzo de esta investigación”, en referencia a las revelaciones de El Destape en torno a las visitas de Hornos y Borinsky a Macri en la Quinta de Olivos. Para los denunciantes, esos encuentros “revelan la existencia de un mecanismo sistemático de manipulación política de causas penales”.

“¿Fueron reuniones para ‘jugar al paddle’?  ¿Se trataba de ‘vínculos sociales’? No hace falta un gran esfuerzo para dilucidar que esas explicaciones no son más que burdas excusas para ocultar lo inocultable: la obscena vinculación entre esas reuniones y el devenir de las causas penales más relevantes para la política nacional”, señalaron Tailhade, Valdés y Moreau.

Tanto Hornos como Borinsky tuvieron en sus manos causas de alto voltaje político durante el macrismo y siempre fallaron en contra de los opositores a Macri. Intervinieron en causas paradigmáticas de persecución judicial como Memorándum con Irán (fueron los encargados de reabrir el caso tras lo cual fueron felicitados públicamente por Macri), Dólar Futuro, Ruta del dinero K y confirmaron la prisión y luego la condena de Amado Boudou, entre otros expedientes. El caso Memorándum está por derrumbarse a partir de la revelación de las visitas de estos camaristas a Macri. Borinsky lo vio 6 días antes de ordenar la reapertura de la causa, que había sido desestimada en dos instancias previas. 

La causa donde se sumó la acusación de los legisladores contra Borinsky se abrió por una denuncia que hizo cuando era diputado Martín Soria –actual ministro de Justicia-. La presentación había sido en la causa Mesa Judicial PRO y antes de las revelaciones de la Operación Olivos. El apartado de Hornos se desprendió del caso de la Mesa Judicial y se comenzó a instruir de forma individual en el juzgado a cargo de Martínez de Giorgi. Ahora se agregaron las visitas de Borinsky.

Los “hechos nuevos” que no estaban incorporados en la causa que tienen Martínez de Giorgi y Mangano y se destacaron en la denuncia fueron:

  • Que Borinsky, quien compartió sala con Hornos en la Casación, “también visitó a Macri en secreto en un total de 18 oportunidades: 16 en la Quinta de Olivos y 2 en la Casa Rosada”. En la presentación, tal como hizo El Destape, se contextualizaron cada una de las visitas con los fallos que firmaron Hornos y Borinsky inmediatamente antes o después de ver a Macri.
     
  • Que Hornos no sólo visitó a Macri en su despacho privado de la Casa Rosada sino que también estuvo en la residencia presidencial de Olivos en, por lo menos, 2 oportunidades (es más, tal como publicó este medio, Hornos cuenta con un ingreso más a Casa de Gobierno que no fue contabilizado en la denuncia original: estuvo 7 veces).

De acuerdo a los denunciantes, el gobierno de Macri “utilizó, con el invaluable apoyo de los medios de comunicación, al Poder Judicial no sólo como un medio para perseguir opositores a través de causas inventadas y/o armadas, sino también como una máquina productora de noticias mediáticas que permitieran desviar la atención social del programa económico que ese gobierno llevaba a cabo”.

Para Tailhade, Valdés y Moreau hay evidencias de que el objetivo de las “reuniones entre estos jueces y el Presidente era, justamente, incidir sobre las decisiones que los jueces debían tomar en el marco de esas causas” paradigmáticas. En esa línea destacan que se ocultaron las mentadas reuniones, ya que ninguna “fue registrada en el Registro Único de Audiencias del Ministerio del Interior de la Nación”.

Esto adquiere mayor relevancia cuando se observa que hubo otros encuentros entre los mismos protagonistas que sí se registraron. “La falta de registro de las reuniones de Macri con Hornos y con Borinsky en la Casa Rosada y en Olivos no fue un olvido, sino un ocultamiento deliberado con una sola explicación razonable: esos encuentros entre el ex Presidente y los jueces tenían fines que debían ser ocultados”, remarcaron los diputados en su denuncia.

No puede soslayarse que el ocultamiento también sucedió en diversas reuniones de la Casación donde ninguno de los dos camaristas informó sus encuentros a sus pares. Recién lo hicieron cuando tomaron estado público tras la publicación en este medio.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►