Eduardo Farah, juez trasladado tras críticas de Macri, reveló detalles de las presiones que sufrió

El camarista dejó la estratégica Cámara Federal porteña, en 2018, luego de fallar a favor de la libertad de los empresarios Cristóbal López y Fabián De Sousa. Este viernes, en el Senado, relató cómo fue aquel proceso. El rol de la Corte, la Asociación de Magistrados y el gobierno macrista.

04 de septiembre, 2020 | 20.58

El juez Eduardo Farah relató este viernes en el Senado las presiones que sufrió durante el gobierno de Mauricio Macri para dejar la Cámara Federal porteña, tribunal estratégico que revisa todo lo que sucede en los 12 juzgados de primera instancia de Comodoro Py. Farah dio precisiones sobre el rol que jugaron la Corte Suprema de Justicia, la Asociación de Magistrados y la administración macrista en pos de que decida dar un paso al costado, en 2018, luego de que fallara a favor de la liberar a los empresarios Cristóbal López y Fabián de Sousa, dueños del Grupo Indalo. También contó que recibió mensajes amenazantes que le llegaban desde teléfonos desconocidos. 

El camarista fue uno de los siete jueces que participó de la audiencia pública que se realizó este viernes en la comisión de Acuerdos del Senado, donde se están analizando los pliegos de diez magistrados cuyos traslados durante el macrismo fueron irregulares. Allí, contó el contexto en que se dio su cambio de tribunal. En la audiencia brillaron por su ausencia los jueces Leopoldo Bruglia, Pablo Bertuzzi y Germán Castelli, por lo que la comisión recomendó rechazar sus traslados. Ahora el plenario de la Cámara Alta debe confirmar esa decisión. Justamente, Bertuzzi llegó a la cámara porteña para reemplazar a Farah.

En su relato ante la comisión, Farah dejó en evidencia cómo actuó el gobierno de Macri. A la hora de referirse a su traslado dijo que fue motivado por “cuestiones personales”: “Desde marzo de 2008 yo era juez de la sala II de la Cámara Federal (porteña) e integrante de la sala I y firmé una resolución en la causa de Oil Combustibles por el cual definía una discrepancias que había entre dos jueces que integraban la sala I. Yo voté por confirmar el procesamiento de los imputados como ellos hacían pero modificando la calificación”. “Voté también por revocar la prisión preventiva”, agregó. Los involucrados en aquel expediente eran López y De Sousa. 

Este proyecto lo hacemos en grupo. Sostené a El Destape con un click acá. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

Ese fallo molestó tanto al entonces presidente Mauricio Macri que derivó en el apartamiento de Jorge Ballestero y Farah de la cámara porteña.
“Lo peor no es si está libre o está preso (en referencia a Cristóbal López), lo peor es que me digan que cambió la carátula, eso es lo que a todos nos enloqueció”, afirmó Macri en marzo de 2018 al referirse a la decisión de la Sala I de la Cámara Federal porteña. De hecho, la AFIP apeló esa resolución. “El daño se hizo, estos dos jueces se animaron a hacer lo que hicieron pensando que no iba a haber reacción, pero la hubo”, agregó el entonces Presidente a la prensa en referencia a Farah y Ballestero. 

“Durante aproximadamente 2 meses los medios de comunicación, por radio, por TV, los diarios por escrito, por Internet, prácticamente durante las 24 horas del día criticaron ese fallo y pusieron en tela de juicio mi honestidad. La descalificación que se hizo de mi persona fue absoluta”, narró Farah ante la comisión de Acuerdos este viernes.

“Recibí mensajes de Whatsapp, en Messenger, ofensivos hacia mi persona desde teléfonos que no conocía. En esta situación, la Asociación de Magistrados a diferencia de su histórica posición de la defensa del respeto de la dignidad de quienes trabajamos en esto, entendí que había querido guardar silencio. Y, por otro lado, fui denunciado penalmente por los delitos de abuso de autoridad”, por “el delito de prevaricato” y “por cohecho”, describió. “Funcionalmente, la Corte Suprema decidió promover  una actuación ante el Consejo de la Magistratura para que se investigue mi actuación, en particular, la forma en que yo había sido llamado a intervenir en ese proceso”, indicó. 

El camarista también aseguró: “Que a uno lo denuncie la propia Corte Suprema era un hecho de una gravedad importante. En esas condiciones, luego de pensarlo unos cuantos días y de hablarlo con amigos y mi familia decidí pedir mi traslado”.  Se trata del mismo traslado que el Consejo de la Magistratura consideró irregular. Según lo que resuelva el Senado, Farah podría volver a la Cámara Federal porteña.

En ese sentido, este viernes el magistrado señaló: “No renuncié porque no era cierto lo que se decía. Hacía falta que se investigara”. “Hoy mi familia está bien, estoy tranquilo en el tribunal donde estoy trabajando. Las investigaciones que se hicieron terminaron dándome la razón. En la denuncia penal que se me hizo termine con un sobreseimiento”, aclaró. Luego cerró: "En función de esta revisión (de su traslado) del Consejo de la Magistratura estoy a disposición del Senado de la Nación para estar a lo que ustedes resuelvan".

Acto seguido, el senador Oscar Parrilli le hizo una serie de preguntas. Durante su intervención, el legislador nacional pidió que el testimonio de Farah se adjunte a la causa en la que se investiga a la Mesa Judicial Pro por la persecución de jueces.
 

LA FERIA DE EL DESTAPE ►