Cumbre de la cúpula del PRO en medio de la interna con la UCR

La cúpula del PRO se reunió para pegarle al gobierno en materia de seguridad y economía, los dos ejes de la estrategia de campaña, y avanzó en la discusión de cómo elegir candidatos provinciales en distritos sin PASO.

15 de junio, 2022 | 00.05

En medio de los cruces con la UCR dentro de la interna en Juntos por el Cambio, la dirigencia del PRO se reunió en un encuentro en el que lo más entretenido pareció ser el momento de la foto, con todos sonriendo. Los convites de la mesa nacional amarilla son más que nada formales, por lo tanto excluyen cuestiones vinculadas a las internas y abrazan las referidas a lo organizativo. Se conversó sobre el avión con tripulación venezolana e iraní retenido en Ezeiza, la inflación, se apuntó contra el gobierno por la "falta de plan" y se diagramaron estrategias para definir candidaturas en provincias sin PASO local. Afuera quedaron las peleas con los socios o los debates sobre inclusiones políticas resistidas por la alianza.

Oficialmente, se dijo poco. Se enfatizó mucho la supuesta "grave crisis de seguridad provocada por la presencia inadvertida en territorio argentino de una máquina aérea presuntamente vinculada al terrorismo internacional, que reveló un inaudito grado de ineficiencia y permisividad de los organismos públicos encargados de proteger a la ciudadanía nacional". Un tema que en las últimas horas aglutinó a palomas y halcones.

Pero también, a poco de conocer el índice de inflación de mayo, del 5,1%, de la caída del poder adquisitivo provocada por la suba de precios, "consecuencia de la ausencia de un plan integral y una política firme del gobierno". Poco o nada, por ahora, de recetas para reducir el índice y mejorar los ingresos que durante la gestión de Cambiemos perdieron, en promedio, el 20% del poder de compra. Además de la disparada de los números en góndola, profundizada durante los dos últimos años de mandato macrista. El déficit y la emisión parecieran ser las dos cuestiones a atacar por el espacio.

Ambos temas, la seguridad y la economía, se transformaron en el eje de campaña de los candidatos de la oposición. Serán los dos caballitos de batalla en estos meses, sin descuidar otras cuestiones como educación y salud aunque estas quedarán más en un segundo plano. Por lo tanto, el comunicado oficial de la reunión no fue para nada casual sino para de una estrategia.

Sobre el encuentro se destacaron dos cosas. Por un lado, la necesidad de marcar y ejercer la cercanía con los sectores "que la están pasando mal". En el último tiempo hubo mucha revalorización de lo territorial y la obligación de recorrer, conversar cara a cara. Por otro lado, se resaltó la actividad en el Congreso, puntualmente en Diputados, con proyectos para "bajar impuestos, ofrecer distintas herramientas a las pymes y productores regionales, y que se genere más trabajo". La Cámara Baja se transformó en una suerte de generadora de candidatos, por lo que la puesta en valor también se explicó por ese lado y por la capacidad de la oposición de frenar cualquier proyecto oficialista, algo difícil en el Senado por una cuestión de mayorías.

Nada se charló sobre la pelea con el radicalismo, sobre los planes de un posible futuro gobierno ni de candidaturas. Fue un espacio formal en el que se avanzó sobre cuestiones programáticas, fundamentalmente cómo elegir postulantes en provincias sin Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias locales.

Dentro de los mecanismos discutidos este martes estuvieron las PAS, unas primarias abiertas y simultáneas pero no obligatorias, como en San Luis. Por otro lado, el método padrón más independientes, mediante el cual pueden votar los afiliados a los partidos de la alianza y aquellos que no están afiliados a otros espacios políticos.

Para el PRO, tener varios candidatos es un punto a favor. La amplia oferta electoral, la aparición de distintas figuras en la previa, es algo destacable. Pero, al final del camino, el objetivo será la unidad. Mientas se pueda, internas solo con el radicalismo pero no entre dos nombres con sello amarillo.

Para la resolución de la pelea entre Mauricio Macri y la UCR, donde prima la desconfianza radical, habrá que esperar. Por ahora, la mesa nacional no agendó una reunión en la que puedan canalizarse las diferencias vinculadas a la imposición de una agenda ajena a la de JxC, las velocidades de las medidas o la incorporación de Javier Milei, algo que ya había sido descartado pero cierto sector del macrismo, en cabeza del ex presidente, intenta revivir.

Por el momento, el próximo plenario de los equipos de la alianza será en Río Cuarto, Córdoba, el 24 de junio. En este caso para abordar las temáticas de políticas agropecuarias y nuevas tecnologías. 

LA FERIA DE EL DESTAPE ►