Trabajadores de salud van al paro y las prepagas aprovechan para pedir aumentos

Daer anunció un plan de lucha nacional y un paro para el viernes, mientras las cámaras empresariales del sector de la salud le exigen al Gobierno que habilite nuevos aumentos en las prepagas.

23 de marzo, 2021 | 05.00

El gremio de Sanidad que lidera Héctor Daer, también co-secretario general de la CGT, anticipó un “plan de lucha nacional” y paro para el viernes 26 por el conflicto salarial que mantienen con las cámaras del sector por las paritarias 2021, que considera la medida como una “catástrofe”, y aprovecharon para pedirle al gobierno nacional que habilite nuevos aumentos en las prepagas.

“Nuestros salarios son impostergables”, advirtió Daer, que publicó un comunicado en el que señalan “nunca hemos trabajado tanto y cobrado tan poco”. La FATSA (Federación de Asociaciones de Trabajadores de la Sanidad Argentina) realizará este jueves asambleas en los lugares de trabajo y anunciaron un paro de tres horas para el viernes 26.

Daer se reunió con varios empresarios del sector en el ministerio de Trabajo, este lunes al mediodía, en un encuentro del que participó el propio ministro Claudio Moroni, una presencia poco habitual cuando se trata de negociaciones intermedias. El gesto demuestra la preocupación del Ejecutivo y la búsqueda de intervenir directamente para acercar posiciones.

Por la tarde, tanto Daer como Moroni estuvieron presentes en la asunción formal de Alberto Fernández como presidente del Partido Justicialista, en un acto realizado en el club Defensores de Belgrano, en Núñez.

El duro comunicado difundido este lunes por el gremio que conduce uno de los líderes de la CGT no está dirigido únicamente a los empresarios. El mensaje apunta también a los “financiadores del sistema” y a los responsables políticos de cada área de gobierno.

La advertencia llega, además, mientras las discusiones paritarias comienzan a tomar impulso. “Nuestros salarios han perdido dramáticamente el poder de compra por efecto de la inflación. Hemos llegado al límite de la tolerancia”, dice el comunicado de FATSA, y destaca que “gran parte de nuestros trabajadores reciben ingresos por debajo de la línea de pobreza”.

Las prepagas meten presión para los aumentos

El presidente de la Unión Argentina de Salud y dueño de Swiss Medical, Claudio Belocopitt, señaló que el “paro es un escándalo”. Entrevistado en el canal A24, especuló sobre supuestas intencionalidades ocultas en el reclamo sindical. “¿Quieren intervenir el sistema de salud? Llama la atención que no haya algo detrás. El paro es político porque desde el punto de vista económico no tiene ninguna lógica”, dijo.

El empresario también aprovechó su pantalla para marcarle al gobierno nacional que “hay crisis de financiamiento”. Ante la anunciada segunda ola de coronavirus en la Argentina, los prestadores de la salud insisten en su necesidad de aumentar el costo de las cuotas de las prepagas para afrontar el incremento de los gastos que genera la pandemia.

En una reunión anterior, a principios de marzo, la parte empresaria había anticipado su negativa a otorgar aumentos salariales debido a “un desfasaje de aranceles cercano al 50%, lo que expone a muchas empresas al límite de la subsistencia”.

La Unión Argentina de Salud, conformada por obras sociales, prepagas, sanatorios y centros de diagnóstico, entre otros, comunicaron hace tres semanas su rechazo al congelamiento de las cuotas, y denunciaron al gobierno por “discriminación frente a otros sectores de la economía a los que se les han autorizado aumentos de forma frecuente y significativa”. Según la UAS, sólo les autorizaron un aumento del 10% durante 2020, cuando la inflación fue del 36%.

Las negociaciones entre sindicalistas y empresarios del recién comienzan, faltan aún tres meses para la discusión paritaria de este año. Mientras tanto, desde Fatsa señalaron que el próximo lunes realizarán un nueva reunión de Consejo Directivo para evaluar el resultado de las medidas y la continuidad del plan de lucha.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►