Triple Crimen de General Rodríguez: D’Alessio hizo informes para la causa e involucró a Aníbal Fernández

El fiscal general de Mercedes, Juan Bidone, suspendido en el cargo por ser considerado parte de la banda de D’Alessio, tenía un legajo reservado sobre el Triple Crimen y su relación con el tráfico de efedrina en el que recibía trabajos del espía ilegal.

09 de julio, 2020 | 12.41

El espía ilegal Marcelo D’Alessio realizó al menos cuatro informes que se volcaron de forma “oficial” en un legajo reservado sobre el Triple Crimen y su relación con el tráfico de efedrina. En dos de esos documentos, el falso abogado involucró a Aníbal Fernández. El legajo fiscal donde se incluyó el material lo tenía el fiscal general de Mercedes, Juan Ignacio Bidone, hoy suspendido en el cargo por ser considerado parte de la banda de D’Alessio. 

Operación Olivos: la investigación de El Destape que sacude al macrismo

Los informes de MD, tal como D’Alessio firmaba sus trabajos de inteligencia ilegal –algo que ya está probado en la Justicia y también reconoció Bidone-, le fueron mostrados al fiscal procesado como prueba nueva en una ampliación de su indagatoria que se realizó este martes en el juzgado federal de Dolores, en el marco del D’Alessiogate. 

El primer informe data del 18 de abril de 2017 y consta en las “actuaciones vinculadas al triple crimen que se continuaron tramitando después del 2016”. Está firmado por MD y comienza de la siguiente forma: “Según información de la DEA, la orden la dio Martínez Espinoza (laboratorio de Maschwitz)”. Lleva la firma, es decir el aval judicial, de Bidone.

Este proyecto lo hacemos en grupo. Sostené a El Destape con un click acá. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

El segundo informe esta fechado el 10 de mayo del 2018 y hace referencia al exjefe de Gabinete de la Nación: “Los teléfonos de Aycacip (Asocación de Industriales de Caza y Pesca) eran utilizados por la gente de RENAR. Ahí puede encontrarse la vinculación con Aníbal Fernández. Esos teléfonos se comunicaban con Martín Lanatta”.

En el tercer documento que Ramos Padilla le mostró a Bidone se repite la historia. Con la firma MD, el documento inicia: “Eduardo ‘Chispa’ Menchi participó en el año 2009 en una reunión de negocios con Aníbal Fernández y Roberto Romero (director del diario El Tribuno de Salta y hermano del gobernador). El negocio era comprar ese diario”. Y continúa, en referencia a Menchi: “Además de los contactos con Martín Lanatta y Pérez Corradi, estuvo muy vinculado a Damián Barros y Martin Shutz (compra y venta de alta gama, presunto lavador de dinero)”.  

Según atestiguó el periodista Rolando Graña en Dolores, “en el libro ‘La ruta de la efedrina’ de Santoro, en que D´Alessio fue una fuente fundamental, hay varias páginas dedicadas a Menchi y su relación con Aníbal Fernández”. Eduardo Menchi fue socio de Martín Lanatta en la empresa Homeland Brokers Security. Lanatta es uno de los condenados en el Triple Crimen y protagonista de la triple fuga. "Chispa", por su parte, terminó siendo un hombre cercano a D’Alessio: registró 12 visitas a la casa del extorsionador entre el 5 de diciembre de 2017 y el 14 de febrero de 2019. Hasta participó en operaciones de la banda.

El cuarto informe de MD es del 10 de octubre de 2018.

Bidone participó de la investigación del Triple Crimen de General Rodríguez (agosto de 2008) y apuntó contra Ibar Pérez Corradi como autor intelectual de ese hecho, por lo que pidió su captura internacional. De acuerdo a la descripción que hizo el juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, tras la llegada de Mauricio Macri a la Casa Rosada, Bidone se reunió “con las máximas autoridades” de la AFI y tras ese encuentro “postuló la declaración de incompetencia” en su causa. Según las crónicas de febrero de 2016, el fiscal de Mercedes argumentaba que el origen del Triple Crimen fue el tráfico de efedrina, por lo que la causa debería tramitar en el fuero federal. “Sin embargo mantuvo y continuó tramitando un ‘legajo fiscal reservado’”, destacó Ramos Padilla en la imputación que le leyó al fiscal procesado el 7 de julio pasado. 

Tras reunirse con la cúpula de la AFI, “aproximadamente a mediados del año 2016”, Bidone “entabló una relación de intercambio continuo con otros miembros de la asociación, como Rolando Hugo Barreiro y Marcelo Sebastián D’Alessio, a quienes identificaba como agentes de inteligencia”, indicó el juez de Dolores. “Esto permitió la introducción de diversos informes de inteligencia ilegal en tal legajo de investigación -algunos de los cuales eran presentados como provenientes de la DEA y bajo las iniciales MD, siglas con las que Marcelo D´Alessio se identificaba en sus informes-“, señaló Ramos Padilla. En esos documentos “se introducían nombres y abonados telefónicos -entre otros datos privados- respecto de quienes se formulaban vinculaciones con el ‘Triple Crimen de General Rodríguez’ y el tráfico de efedrina, señalando entre otros al ex Jefe de Gabinete de la Nación, Aníbal Fernández e indicando la participación de la gestión de gobierno anterior en el encubrimiento de Pérez Corradi suspendiendo su búsqueda o seguimiento”, añadió el magistrado.

La secuencia parece cada vez más clara para los investigadores: Bidone se reunió con las autoridades de la AFI y después aparecieron en su fiscalía el agente de la AFI orgánico, Claudio Álvarez, el exespía Rolando Barrerio y D’Alessio. Luego se suceden los informes que se acumulaban en el legajo fiscal reservado de la Fiscalía de Mercedes. Según indicó Bidone en otra declaraciones, algunos de ellos se los pasaba a la jueza María Servini, que era quien llevaba el caso en la justicia federal. La hipótesis principal es que la inteligencia ilegal que hacía la banda de D’Alessio se blanqueaba en la fiscalía de Bidone y luego este giraba lo que consideraba de su interés a la causa central donde se investigaba el tráfico de efedrina. 

La aparición de Aníbal Fernández en los informes de D’Alessio coincide con lo que declaró Ibar Pérez Corradi en una entrevista exclusiva que le realizó Carla Pelliza en este medio el 31 de julio pasado: “Ellos estaban esperando que diga cosas de Aníbal Fernández que no eran así y se enojaron por eso”, aseguró quien está preso acusado de tráfico de efedrina. De hecho, Pérez Corradi reveló que cuando estaba prófugo en Paraguay, en plena negociación para su extradición a la Argentina, en 2016, “Dalmau Pereyra viajó a Asunción” para decirle que tenía que involucrar a Aníbal Fernández en el Triple Crimen de General Rodríguez. Este hombre “era uno que estaba en la Agencia Federal de Inteligencia”, agregó. Dalmau Pereyra era director de Contrainteligencia de la AFI macrista y respondía a Majdalani. Ahora está involucrado en el caso de espionaje ilegal contra dirigentes de todo tipo, donde fue indagado. 

En su primera indagatoria ante Ramos Padilla, en abril de 19, Bidone declaró que D’Alessio le contó que se reunió con Elisa Carrió en la casa de la legisladora en Exaltación de la Cruz, y que luego de aquel encuentro lo contactó telefónicamente. “No se si me llamó ese mismo día o al siguiente”, narró el fiscal suspendido. Y recordó que el extorsionador le comentó “que habían hablado de alguno de los familiares de D’Alessio que Carrió conocía” y “del Triple Crimen de General Rodríguez”. Según relató Bidone, el falso abogado le dijo que “estaba enojada conmigo y que me quería ‘hacer mierda’ por no haber imputado a Aníbal Fernández en esa causa y que ella quería vincularlo a toda costa.” Sobre el encuentro entre D’Alessio y Lilita en Exaltación de la Cruz también se explayó Rolando Graña en su declaración testimonial (a diferencia de una indagatoria, el testigo está obligado a decir verdad). 

¿Esto tendrá alguna relación con el hecho de que el expolicía José Salerno, uno de los acusados en toda la trama del tráfico de efedrina, haya prestado testimonio para la operación contra Aníbal Fernández desde la casa de Carrió? Salerno, vinculado con una de las víctimas del Triple Crimen, Damián Ferrón, fue entrevistado en 2015 por el programa Periodismo para Todos, conducido por Jorge Lanata, en el departamento de la exlegisladora. En ese reportaje dijo que “La Morsa” era Aníbal Fernández, algo que luego fue descartado por la Justicia.

Otros elementos

Ramos Padilla amplió los hechos que le adjudicó a Bidone en el D’Alessiogate. Por ejemplo, lo acusó de proveer “a otros miembros de la asociación registros de llamadas telefónicas y de movimientos migratorios, que eran solicitados por el compareciente en forma indebida, y que luego eran utilizados para realizar planes más amplios y complejos vinculados con el espionaje ilegal”.

En lo que hace al pedido ilegal de los registros migratorios, se le adjudicó participación en los casos de Ricardo Colombi, Mario Cifuentes, Pedro Etchebest, Giselle Robles y Dov Killinsky, entre otros. Y ahora se le sumaron los de Sebastián Marroquín, Francisco Pascual Ortíz, José Baglioli Guzmán, Luis Paz y su hermana Mercedes Paz, Juan Marcos Forlón, Cristian Monfardini, Alejandro Miguel Ganly, Lucas D’Angio, Javier Santaliz. 

Mientras que las consultas indebidas sobre los registros de llamados tuvieron por víctimas a: Cristian Monfardini, Samira Jancovich, Olga Yancovich, Santiago Sautel, Estefanía Protti, Carlos Sebastián Smith, Néstor Rubén Sicheri y Maite Giselle Gieorgetti. 

Los casos de Alejandro Ganly y Cristian Monfardini “tenían relación con labores de espionaje ilegal respecto de la Asociación del Fútbol Argentino”, indicó Ramos Padilla. Ganly trabaja en la empresa Torneos y Competencias, y estaba a cargo de organizar la Copa Argentina y otros eventos futbolísticos de la AFA. “Por su parte, Monfardini pertenece a la Policía Federal Argentina y trabaja para la AFA realizando tareas vinculadas con la seguridad en partidos de fútbol de la Selección Argentina, entre ellas de la custodia del presidente de la AFA”, agregó el juez.

Ante la carga de la prueba Bidone se negó a declarar. “Teniendo en consideración la gran cantidad de elementos, de alguna manera novedosos, por lo menos en lo que a mí respecta o que yo no tuviera grado de conocimiento sobre esta ampliación”. “Realmente entiendo que la complejidad de la causa y la necesidad por cotejar esos elementos de cargo que están citado en el mismo acta, me impiden poder prestar una declaración”, agregó.
 

LA FERIA DE EL DESTAPE ►