Las cuatro demandas que el Gobierno transformó en sus ejes de acción tras las PASO

Surgieron de las charlas que mantiene el Presidente con los vecinos y de los focus groups, con la inflación y la inseguridad en primer término. Con el desembarco de los nuevos funcionarios, aseguran haber puesto en marcha una nueva dinámica de gestión que la gente ya percibe.

18 de octubre, 2021 | 03.25

El control de la inflación y el combate a la inseguridad en primer lugar, y la reconversión de planes sociales en empleo y la situación de los chicos que no volvieron a clases al término de la cuarentena en segundo término, son las cuatro demandas que más se repiten en las recorridas que el presidente Alberto Fernández viene realizando luego de la derrota en las PASO, libretita en mano, en la idea de poner el oído en el enojo social. Por eso, los ejes de la campaña oficial están dirigidos principalmente en atención de esos objetivos. Claramente se nota en la cuestión de los precios, que con la llegada a la secretaría de Comercio de Roberto Feletti adquirió al fin la fuerza que venía reclamando el Presidente.

Fernández retomó la normalidad de la agenda presidencial, pero no abandonó las visitas sorpresivas para "escuchar". En ese plan llegó el miércoles pasado a San Martín, uno de lo municipios en los que el Frente de Todos perdió de manera sorpresiva y espera recuperar en noviembre. "La mecánica es más o menos siempre parecida. Primero la gente se sorprende y al rato se anima y empiezan a bajar todos sus reclamos. Precios e inseguridad son los que más se repiten. Cada tanto hay alguno que habla del vacunatorio vip o de la foto en Olivos, pero es aislado. A Alberto le hace bien ese contacto y es bueno escuchando. Así que después la gente se calma y generalmente las charlas terminan muy bien", comentaba un funcionario que lo acompañó en varias reuniones. 

De esas conversaciones -que funcionan como un focus group personal, que refuerza el trabajo estadístico del equipo de campaña- surgieron las líneas de acción de la gestión "renovada" tras la derrota y el desembarco de Juan Manzur como jefe de gabinete. "El Presidente venía pidiendo desde hacía tiempo medidas fuertes por el tema precios y siempre aparecía algún 'pero' por el que no se podía avanzar. Los planes como Precios Cuidados y Súper Cerca van en buena dirección pero está claro que no alcanzaban. Se necesitaba un golpe a mayor escala", analizaba un integrante del gabinete sobre el desembarco de Feletti que con la lista de productos congelados hasta enero ya consiguió poner el tema en discusión y sirvió como respuesta inmediata al último índice de inflación que cortó la racha de cinco meses a la baja.

Los otros ejes

No hay charla con vecinos en la que no aparezca la cuestión de la inseguridad. "Para el Presidente es diferente ver el tema en las encuestas que cuando escucha a una señora que le explica lo que sufre cada mañana cuando tiene que atravesar el barrio para llevar los chicos al colegio. Toma una dimensión mucho más realista", comentaban cerca de Fernández. Más allá de los tuits poco felices, en la Casa Rosada admitían que el Ministerio de Seguridad tomó una mayor dinámica con Aníbal Fernández y que, ante los reclamos, se optó por poblar de gendarmes y prefectos Rosario y los puntos críticos del Conurbano. El despliegue ya fue anunciado en Santa Fe y se extenderá en los próximos días en Buenos Aires, de manera que sea bien visible. En campaña, no sólo hay que hacer sino que también se tiene que notar.

En ese sentido, destacaban la nueva velocidad que había adquirido el Ejecutivo, con varios ministros viajando por el país al mismo tiempo anunciando obras y planes. "Estamos todos en la calle, la verdad que veníamos un poco pesados antes de las elecciones. En la última reunión de gabinete, Alberto puso mucho énfasis en que lo que hacíamos se tenía que ver y que la gente lo debía percibir", comentaba un ministro.

El reclamo de transformar planes sociales en empleo genuino ya se transformó en parte del mensaje oficial. "Es llamativo cómo aparece en muchas de las charlas y focus. Lo curioso es que no es sólo la clase media, sino que surge mucho en los sectores populares. Las quejas de los que laburan y ganan poco más del vecino que recibe un plan. Pero también los que son beneficiarios nos dicen que quieren un empleo en blanco", confirmaban en Gobierno.

Hubo varios actos en los últimos días en ese sentido, como el que el jueves pasado Fernández compartió con el sector gastronómico y hotelero, en una propuesta parecida a las que anteriormente se pusieron en marcha con los trabajadores rurales y de la construcción . Los ministros Juan Zabaleta y Claudio Moroni trabajan en extenderlo a otros rubros pero también está el proyecto "Un puente al empleo" presentado por Sergio Massa, que sintieron reivindicado por el papa Francisco en el mensaje emitido el viernes en el Coloquio de IDEA.

La otra demanda que surge desde los sectores populares es la situación de los chicos que luego del año y medio de pandemia se quedaron en sus casas y no retomaron las clases. Calculan que hay más de un millón de alumnos que abandonaron las aulas y que el ministro de Educación, Jaime Perczyk, prometió ir a buscar casa por casa. Perczyc estuvo con el programa "Volvé a la Escuela" de recorrida en Santa Fe. 

Últimos anuncios

Sólo quedan dos días para hacer anuncios oficiales en el marco de la campaña antes del inicio de la veda. Para el lunes anticipan medidas económicas mientras que el martes Fernández se trasladará a Chubut. La especial atención en Santa Fe, donde el sábado el ministro Gabriel Katopodis estuvo inaugurando obras junto al gobernador Omar Perotti, y provincias como Chubut y La Pampa tiene que ver con la elección de senadores. En las tres está la expectativa de revertir el resultado de las primarias y así conseguir mantener el quórum propio en la Cámara alta, uno de los objetivos apuntados para noviembre.

En definitiva, los ejes para mejorar el resultado electoral están trazados. Una encuesta concluida esta semana por la consultora Zuban Córdoba y Asociados mostró que el 76,2% de los encuestados evaluó que lo sucedido en las PASO hizo reaccionar al Gobierno y lo llevó a cambiar sus políticas. "Está claro que la gente se dio cuenta que cambiamos de actitud y eso entiendo que juega a nuestro favor. Pero también está el factor triunfalista que hace que siempre la gente tiende a inclinarse por quien viene como ganador y eso nos juega en contra. Veremos qué pesa más, no nos queda otra que seguir laburando", concluía un ministro.  

LA FERIA DE EL DESTAPE ►