El Gobierno consiguió el respaldo que esperaba para postergar las elecciones 2021

Luego de los cruces de los días previos, la conversación en el Congreso fue de tono amable. De Pedro rechazó los cambios al sistema electoral que llevaron los representantes de Juntos por el Cambio dado que el cronograma ya está en marcha. Hoy enviará un borrador del proyecto con las nuevas fechas: las PASO el 12 de septiembre y las generales el 14 de noviembre.

09 de abril, 2021 | 07.45

En un día con nuevo récord de contagios, la oposición no tenía mucho margen para rechazar que las elecciones 2021 se postergaran un mes. El ministro del Interior, Eduardo "Wado" de Pedro, llegó con un planteo tan de sentido común sobre la situación sanitaria y un comicio inoportuno en los días de mayor frío, que no quedó otra que asentir. "La verdad que se conversó con mucha sensatez y responsabilidad", comentaba luego uno de los participantes del encuentro en el Congreso. Aunque repasaron varios proyectos ya presentados, el ministro quedó en enviar hoy un borrador estableciendo por única vez que las PASO se realicen el 12 de septiembre y las generales el 14 de noviembre por motivos epidemiológicos. Sin el espíritu confrontativo del comunicado del martes, los representantes de Juntos por el Cambio presentaron sus tres condiciones: que le certifiquen que las PASO se van a realizar, que la elección se haga con boleta única de papel y que se rehabilite el voto por correo de los argentinos en el exterior. Sólo consiguieron lo primero.

Operación Olivos: la investigación de El Destape que sacude al macrismo

En verdad, aquella propuesta que deslizó en una entrevista el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, de unir las primarias con las elecciones generales fue sólo un elemento de presión para que la oposición se sentara a negociar. Dio buen resultado: al macrismo le urge confirmar las primarias. Las necesitan para resolver sus discrepancias internas, pero también porque imaginan que servirán para diluir el voto que se les puede ir por derecha hacia la opción liberal de Espert y compañía. Ese voto disperso en las primarias, entienden, volvería a ellos como principal opción opositora en las generales. 

Junto a Massa y De Pedro, en representación del bloque del Frente de Todos se ubicaron en las cabeceras de la mesa Cristina Álvarez Rodríguez y Cecilia Moreau, dado que Máximo Kirchner continúa aislado. Del otro lado, el radical Mario Negri, el macrista Cristian Ritondo y el lilito Juan López. De Pedro, Massa y Ritondo fueron protagonistas de aquella conversación en la Casa Rosada que disparó la reacción airada de la conducción de Juntos por el Cambio, todo porque no había mediado una invitación formal a dialogar.

Sin las cámaras adelante, la oposición puede comportarse de manera razonable. Tanto Mauricio Macri, como Horacio Rodríguez Larreta, María Eugenia Vidal y Elisa Carrió habían aceptado que retrasar un mes la elección no tenía nada de descabellado. El ministro del Interior inició el encuentro haciendo una descripción de la situación sanitaria y de la que podía esperarse para agosto. Además, le propuso a la oposición que integre el Comité Operativo de Emergencia (COE) así pueden tener información de primera mano sobre la situación epidemiológica. Les ganó de mano, porque los opositores tenían planeado pedirle acceso a los datos. De todas formas, la idea de Juntos por el Cambio no era quedar como que sólo se habían sentado a escuchar sino que presentaron sus propuestas para modificar el sistema electoral.

Boleta única y voto por correo 

Luego de que el voto electrónico cayera en descrédito, desde la oposición tomaron la boleta única de papel como la nueva garantía de transparencia. Wado de Pedro les dijo que el Gobierno no tenía nada en contra de la modificación, pero que no le parecía sensato realizarlo con el cronograma electoral ya en marcha. "En todo caso", les planteó, "si quieren retomamos el tema inmediatamente después que hagamos esta elección". Los opositores volvieron a la carga con dos iniciativas que Mauricio Macri estableció en las elecciones pasadas por decreto: el voto por correo para los argentinos en el exterior y que los efectivos de las Fuerzas Armadas que el día de los comicios esté en funciones puedan sufragar en la mesa más cercana. El presidente Alberto Fernández, también por decreto, revirtió ambas dado que consideró que modifican el sistema, por lo que deben ser debatidas en el Congreso. La condición esencial del Parlamento como el órgano que debe establecer las pautas electorales fue resaltado una y otra vez por De Pedro en el encuentro.

La discusión es nimia, se trata de unos miles de votos que no pueden torcer un resultado electoral. El ministro luego subrayó que Macri ganó en 2015 con este sistema que ahora parecería que urge cambiar ya mismo. "El cronograma está en marcha y la elección ya está licitada, no tiene sentido que volvamos todo para atrás. Todas estas discusiones las debemos tener el año que viene que no hay elecciones", argumentó De Pedro en la reunión. Si bien se había hablado en los días previos de utilizar un proyecto que había presentado la diputada radical Carla Carrizo -que modificaba la fecha de las primarias pero también establecía recortes a los gastos electorales y a los tiempos de la campaña- finalmente quedó que Interior elaborará un proyecto sencillo, que eventualmente pueda tener modificaciones en el Congreso. Obviamente, también se repartirá a los demás bloques legislativos.

Para no repetir malos entendidos, esta vez los dirigentes macristas anduvieron con pies de plomo. "No vinimos a firmar nada hoy, solo a escuchar. Vamos a seguir conversando y vamos a trasladar a la Mesa nacional de Juntos por el Cambio la propuesta cuando esté lista, para dar respuesta", aclaró Negri por las dudas. 

LA FERIA DE EL DESTAPE ►