El juez de Garantías de Morón Carlos Meade, que dejó en libertad al joven que atropelló a un grupo de adolescentes -uno de los cuales murió- cuando presuntamente corría una picada en Haedo, aseguró que su hija también falleció en un accidente de tránsito y aclaró que su función no es que lo "aplaudan".

El juez entendió el dolor de la familia de la víctima fatal del hecho pero aclaró que no puede "decidir conforme a las emociones" y continuó: "Yo he perdido una hija en un accidente de tránsito. Justo el día que firmé la resolución, se cumplía el aniversario de la muerte de mi hija. A uno cuando lo ponen como juez tiene que dejar los sentimientos aparte y tratar de aplicar la ley honradamente".

En declaraciones a radio Vorterix, explicó por qué liberó al joven acusado de participar en la picada mortal y señaló: "Fue un espantoso accidente de tránsito. Ni la representación de matar estaba presente, ni la voluntad de quien manejaba de terminar con la vida de nadie".

"Han pedido mi juicio político. No es la primera vez. Los jueces no estamos para que nos aplaudan, sino para hacer cumplir la ley en nuestra legítima interpretación", agregó mientras aseguró que los jueces no son "de acero, por supuesto que estas cuestiones modifican el ánimo, pero no nos pueden condicionar en nuestro trabajo. Yo no me puedo dejar llevar por lo sentimental. Entiendo el dolor de la familia".

Asimismo, el magistrado dijo que tomó "una decisión con los elementos que tenía en ese momento" aunque aclaró: "Eso no impide que un superior sí lo vea, o que el Tribunal lo vea. Yo decidí de acuerdo a mi conciencia", remarcó. De todos modos, aclaró que "eso no impide que mi superior no lo vea".

En esta nota