El empresario inmobiliario Agustín Mieres, dueño de "Mieres Propiedades", fue detenido el sábado luego de un allanamiento de urgencia en su casa de un country del partido de Tigre, donde se secuestró la camioneta Hyundai Santa Fe, con el capó abollado, que protagonizó un accidente.

Mieres está acusado de atropellar a un motociclista, matarlo y escapar sin intentar la mínima asistencia. El juez de Garantías de San Isidro, Esteban Rossignoli, convirtió hoy la aprehensión de Mieres en detención.

El detenido es integrante de una de las familias más conocidas del rubro inmobiliario de la zona Norte del Gran Buenos Aires y Punta del Este.

Mieres, según la investigación que está en manos del fiscal Patricio Ferrari, viajaba en la madrugada del sábado en su camioneta Hyundai Santa Fe por la autopista Panamericana cuando, poco antes del Km 20, chocó desde atrás a Gonzalo Bolaños (27), quien viajaba en su moto.

Al parecer, Mieres no solo lo atropelló, sino que lo arrastró cien metros hasta que el cuerpo cayó en la banquina y luego, siguió manejando a toda velocidad.

Horas más tarde, con la ayuda de las cámaras de seguridad, la Policía llegó a su casa, ubicada en un lujoso country de Tigre, para detenerlo.

Si bien el fiscal Ferrari pidió su detención, ordenado por el juez de Garantías, se estima que no estará mucho tiempo preso.

Podría quedar libre, apelación mediante, debido a que se trata de un delito excarcelable.

Mas allá de la brutalidad y la falta de humanidad demostrada, la legislación argentina permite que una persona como Mieres esté libre.

Y no es el único: semana a semana se cuentan decenas de casos similares en todo el país. ¿Debemos dejar todo como está o ya es tiempo de cambiar las leyes?