Como en cada temporada la distribución del fixture de Primera División provocó polémica entre los dirigentes y los hinchas de los clubes y, como casi siempre, Boca Juniors parece ser el más beneficiado.

La influencia de Daniel Angelici en la AFA es innegable y ante cada nueva polémica todos los dedos lo señalan como el "monje negro" detrás de las jugadas que favorecen a Boca.

Con el nuevo fixture de la Superliga anunciado, el emisario de Mauricio Macri en la casa madre del fútbol argentino parece haber metido la cola para ayudar al último campeón en su camino.

La principal crítica que se escucha en los pasillos de AFA tiene que ver con los pocos kilómetros que deberán viajar los 'Xeneizes' durante el tramo más intenso del año, donde se juega a la par el certamen local y la definición de la Copa Libertadores.

Es que el equipo de la Ribera no tendrá viajes al interior hasta la jornada 12, cuando deberá ir a San Juan para enfrentar a San Martín a comienzos de noviembre, casi 10 días después e resolver su duelo de octavos de final de la Libertadores frente a Libertad de Paraguay.

Para colmo, en ese lapso el 'Xeneize' hará de local en el Superclásico frente a River. En tanto que tras ese lapso recién vuelve a tener partidos en el interior en enero, una vez finalizado el certamen continental.

En esta nota