Tras el duro índice de pobreza que dio a conocer el INDEC, la ministra de Salud y Desarrollo Social, Carolina Stanley, y el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, confirmaron el rumbo económico y culparon al alza del dólar y a la inflación por la crisis social, como si fueran factores externos al Gobierno.

En conferencia de prensa, Stanley negó que la promesa de campaña de pobreza cero haya sido un objetivo real, sino un "horizonte": "Pensamos que se podía bajar la inflación más rápido".

Concretamente, en comparación al segundo semestre de 2017, el gobierno de Mauricio Macri generó 1.846.828 nuevos pobres. Es decir, hay 8.926.592 personas que no pueden cubrir los gastos de la canasta básica total.

LEER MÁS: Cambiemos lo hizo: el ajuste y la crisis llevó la pobreza al 32%

Por su parte, a pesar de las contundentes cifras, Sica afirmó que "este es el rumbo que nos permitirá generar un crecimiento solido y estable, y confirmamos nuestro programa económico".

"Toda la crisis fue durante el segundo semestre y eso afectó el poder adquisitivo", admitió Stanley. A su vez, Sica reconoció que el país atraviesa "un problema de empleo".

En esta nota