Ante la noticia de que Cristina Kirchner no volvería a su departamento de Recoleta hasta comprobar que no le hayan instalado micrófonos, la periodista Débora Plager quiso reírse de la ex presidenta, pero quedó mal parada.

Ante las quejas de Plager sobre la decisión de Cristina, sus compañeros periodistas Mauro Federico y Samuel 'Chiche' Gelblung le demostraron que era una situación habitual.

Embed

De hecho, Federico contó su experiencia junto a un especialista en el tema con el que descubrió artefactos instalados en despachos de la legislatura porteña.

En esta nota