El senador por la Ciudad de Buenos Aires Pino Solanas le dijo de todo a la presidenta del Cuerpo, Gabriela Michetti, por no permitir que la representante de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Nora Cortiñas, presencie el histórico debate por el aborto legal.

“Es una noche histórica para bien y para mal. Antes de desarrollar el tema, déjeme expresarle señora presidenta, por el respeto que le tengo, mi sorpresa y disgusto por la falta de amplitud y la descortesía que la conducción de este Cuerpo tuvo para un personaje histórico que no es igual que cualquier otro. Hace unas horas, recibí la visita en sillas de rueda bajo la lluvia de la entrañable Nora Cortiñas que quería estar presente en este debate histórico. Acudí a su estrado, se le negaba acceso, eran tan estrictas las normas que le pedí una excepción a la regla”, reprochó el legislador nacional y contó la rotunda respuesta negativa que obtuvo de Michetti.

Embed

Acto seguido, la presidenta del Senado la interrumpió y le exigió que “diga la verdad completa” y se escudó: “La fui a recibir, la saludé, estuve con ella, charle como 5 o 10 minutos pero el tema de que esté dentro del recinto es que hay reglas que respetar y tengo que ser ecuánime con todos”.