La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, ascendió a seis gendarmes que participaron del operativo represivo en Resistencia Chusamen, que terminó con la desaparición de Santiago Maldonado.

La polémica medida fue firmada por Bullrich el pasado 29 de diciembre, en medio de las fiestas de fin de año, según reveló la periodista Adriana Meyer en Página 12.

La información se desprende del "cotejo entre las 22 carillas con todos los nombres de los uniformados que avanzaron en su escalafón jerárquico, por un lado, y por otro el listado de quienes participaron del procedimiento ilegal", en las tierras recuperadas por los mapuches.