#AltaData | Vuelve la colimba. Macri y Bullrich lanzaron el Servicio Cívico Voluntario Suscribite

X

Un nutrido acto con movilización de los cuerpos activos de delegados de los gremios que adhieren a la CGT Nacional y Popular Rodríguez Peña, la CGT Regional Córdoba, la CTA de los Trabajadores y la CTA Autónoma, fue la postal del paro convocado hoy en Córdoba.

A diferencia de la conducción nacional de la Confederación General del Trabajo (CGT), en Córdoba las cuatro centrales obreras convocaron a la protesta, que en algunos lugares incluyó la huelga, y en otros hubo asambleas en los lugares de trabajo sin atención al público y movilización hacia el centro.

En las escuelas públicas y privadas hubo una adhesión cercana al 20%, porque los docentes nucleados en gremios UEPC y SADOP temen a los fuertes descuentos que realiza el gobierno de Juan Schiaretti. En cambio no hubo clases en la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) donde sí hbo una masiva huelga de los docentes nucleados en ADIUC.

Tampoco hubo atención en los bancos públicos ni privados. Raúl Ferro, secretario general de la la Asociación Bancaria declaró a El Destape: “Los trabajadores salimos a la calle a defender nuestros derechos y de todos los trabajadores; desafiando una fuerte presión de las cámaras patronales que salieron a decir que hoy iban a estar los bancos abiertos. Los bancos estuvieron abiertos, cuidados por la Policía y los trabajadores bancarios estuvimos en la calle junto al pueblo diciéndole basta a este plan de ajuste impuesto por el Fondo Monetario Internacional. Los trabajadores bancarios le exigimos a los banqueros que bajen las tasas de interés, porque la gente, la sociedad civil necesita un plan de distribución de la riqueza, no de acumulación y especulación financiera”.

En los Tribunales provinciales y federales, también se sintió fuerte la huelga; y en la Municipalidad de Córdoba la atención se resintió desde las 10.

El transporte urbano funcionó con recorridos alternativos porque la UTA decidió no sumarse al paro y los coches debieron desviarse en el centro por la marcha convocada por las dos CGT y las dos CTA cordobesas. En cambio, el aeropuerto internacional Ambrosio Taravella estvo cerrado por la adhesión total de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA). Aerolíneas Argentinas canceló todos sus vuelos nacionales e internacionales previstos para hoy; y paradójicamente Flybondi emitió un comunicado donde aseguraba la prestación normal del servicio: “Los días normales Flybondi no funciona y te clava, o te manda a vos por un lado y los equipajes por otro lado; pero hoy decide que sus vuelos se realizarán con normalidad”, le dijo a El Destape un remisero que se sumó a la marcha.

En las automotrices como Fiat, Iveco, Renault-Nissan y Volkswagen tampoco hubo actividad por la adhesión del gremio de los mecánicos SMATA, pero principalmente por la caída de la producción y las propias patronales están con un programa de suspensiones y retiros voluntarios. Por caso, por la crisis, la automotriz alemana Mercedes-Benz resolvió no producir por ahora su pick-up Clase X en el país, un proyecto en el que iba a invertir unos US$ millones para su planta cordobesa de barrio Santa Isabel donde funcionan Renault y Nissan.

Los metalúrgicos de la UOM decidieron no parar para acatar la conciliación obligatoria, sin embargo, los cuerpos de delegados realizaron piquetes en distintas zonas fabriles de la Capital.

“Camioneros en su totalidad garantiza el paro en un 100% sin concurrencia a los lugares de trabajo. Muchos gremios padecen la pérdida de fuentes de trabajo, muchos gremios no lo dicen a viva voz, pero van a movilizarse”, señaló el secretario general de Camioneros Córdoba, Edgar Luján. También se sintió el paro en el servicio de recolección de residuos, gremio dirigido por Mauricio Saillén, secretario general de la CGT Rodríguez Peña.

“La consigna es recuperar todo lo perdido a nivel nacional. Hoy es Patria o colonia y no queremos ser colonia de nadie. Hablamos con todo el movimiento obrero y lo que necesitamos es la unificación. Tenemos que empezar de una vez por todas a hacer presencia y estar unidos”, aseguró Saillén en el palco armado sobre la avenida Vélez Sársfield, en pleno centro cordobés.

Y el secretario general de Luz y Fuerza, Gabriel Suárez, criticó al gobernador Juan Schiaretti: “Los cordobeses tenemos que terminar con ese gobierno de exclusión social. Lo digo yo como peronista, lo que menos está haciendo el gobierno de Córdoba es peronismo. Agradezco a todos los que estuvieron al lado de Luz y Fuerza, porque Schiaretti fue el primero en crear una reforma laboral a la cordobesa quitándole el convenio colectivo a los trabajadores de EPEC”.

El diputado nacional de Unidad Ciudadana y secretario general de la CTA de los Trabajadores, Pablo Carro, aseguró: “Este es un paro que surge desde las bases, que se venía pidiendo desde hace tiempo. No es una medida de fuerza matera o dominguera, es un paro que debería haber convocado la CGT nacional y no lo hizo. Los sindicatos que queremos terminar con las políticas de Cambiemos hemos decidido lanzar este paro y salir a la calle. Hoy quien no está en la calle es funcional a las políticas de Macri. Hoy hay dos perspectivas de futuro para la Argentina: el ajuste o la que encarna Cristina Fernández de Kirchner que es la única opositora con capacidad de cambiar la historia. Los que juegan al medio, juegan para este Gobierno”.

También habló la dirigente Silvia Quevedo de Barrios de Pie: “Esta movilización es contundente y multitudinaria; una vez más, este Gobierno nacional dejó como resultado instalado el hambre”.

La CGT Regional Córdoba, a la que adhiere el grueso de gremios alineados con el PJ provincial difundió un comunicado donde resolvió sumarse a la protesta de hoy: “Resulta lamentable que, a 40 años de la primera huelga contra la genocida dictadura militar, hoy en democracia, debamos enfrentar las mismas políticas económicas y sociales que destruyeron la economía nacional y el tejido social”; y agregó: “A pesar de las intimidaciones públicas, los anuncios de represión y las posibles sanciones administrativas del Ministerio de Trabajo de la Nación, con las que amenaza el Gobierno nacional, los trabajadores estamos nuevamente en la calle”.

En esta nota