Las Líneas C y D del subte permanecían cerradas esta mañana y hasta el mediodía por una medida de fuerza de los metrodelegados, en tanto que la empresa concesionaria Metrovías elevó a 82 el número de telegramas de suspensión enviados a sus empleados.

Muchos pasajeros desprevenidos se encontraban esta mañana con la sorpresa de no contar con el servicio al llegar a la estaciones cabecera de Constitución y Retiro, en la línea C, o Catedral y Congreso de Tucumán, en la D.

"Los telegramas de suspensión enviados a 82 empleados de la compañía se deben a la ocupación de instalaciones, apertura de puertas de emergencia y/o liberación de molinetes para facilitar la evasión, o directamente impedir la normal prestación del servicio", indicó la empresa en un comunicado.

Metrovías afirmó que esa medida "no atenta de ninguna manera contra el legítimo derecho a huelga, ya que las personas sancionadas son aquellas que han sido identificadas oportunamente como partícipes de acciones de carácter ilegal".

Tras el paro en las líneas A y B del miércoles, los metrodelegados continuaban este viernes con las medidas de fuerza en rechazo a las suspensiones y al acuerdo de incremento salarial del 15,2 por ciento firmado con la UTA, que tiene la personería gremial.

Las líneas C y D estarán paralizadas hasta las 12:00 y además habrá apertura de molinetes entre las 12:00 y las 14:00, en principio, en las estaciones cabecera.

En principio Metrovías había enviado telegramas de suspensión a 25 empleados, aunque luego la medida alcanzó a 70 trabajadores y este jueves la cifra se elevó a 82.