El Gobierno nacional y los sindicatos de docentes universitarios retomaron en la tarde del martes la reunión paritaria en el Palacio Pizzurno pero no llegaron a un acuerdo, ya que el Ministerio de Educación le ofreció 15% de aumento más dos cifras remunerativas no bonificables de 456 pesos en noviembre y 228 en diciembre. La oferta fue rechazada de plano por las federaciones universitarias por “insuficiente e irrisoria”.

A la salida del encuentro, los gremios ratificaron el paro hasta el 1 de septiembre en todos los establecimientos educativos del país y la marcha que harán este jueves a Educación. De la reunión no participó el ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro, y en su lugar estuvo la secretaria de Políticas Universitarias, Danya Tavela.

Según trascendió, el Gobierno evitó hablar de aumentos con porcentajes y ofreció sumas fijas remunerativas pero no bonificables, lo cual, implica que el aumento no alcance a todos los cargos docentes sino solo a los cargos testigos. Además, de que la suba terminaría de cobrarse recién en enero cuando la inflación haya superado el 30%.

El secretario General de FEDUBA, Federico Montero, detalló a El Destape que la oferta del Gobierno nacional “son cifras que van al salario pero no son bonificables, es decir, van para el cargo testigo. La primera es de 456 pesos que se cobrará en diciembre y 228 pesos que se cobrarán en enero” y agregó que “son cifras en las cuales no se computa la antigüedad y para una parte importante de los docentes, el aumento va ser menos”.

Además, advirtió que en la discusión el Ministerio de Educación “no dio una respuesta sobre el aumento presupuestario para las universidades” cuando más de 20 casas de altos estudios declararon su crisis presupuestaria.

Frente a la falta de respuesta del Gobierno nacional y ante una situación económica cada vez más crítica, las federaciones universitarias ratificaron la masiva movilización del jueves del Congreso a Plaza de Mayo y adelantaron que en septiembre impulsarán la Mulsitectorial Educativa para discutir en el Parlamento el presupuesto para las universidades.