En cada paro general, la popular expresión "carnero" aparece en escena para referirse a aquellos trabajadores que, a contramano de la medida de fuerza, decidieron ir a sus puestos de trabajo. Pero, ¿qué significa esa palabra?

Según el refrán popular "el carnero encantado que fue por lana y volvió trasquilado", el carnero es aquél que, tras meterse en un rebaño ajeno, debió volver al suyo trasquilado. Las interpretaciones sostienen que el dicho hace referencia a quienes desean más de lo que tienen sin conciencia de que pueden perjudicar a sus compañeros y a sí mismos.

Una de las definiciones del lunfardo señalan al carnero como aquel "trabajador que no adhiere a una huelga de sus compañeros"y que "sin voluntad propia sigue las inspiraciones de otro". Otro de los significados asegura que se trata de una "persona que en caso de huelga, abandona a sus compañeros y trabaja, favoreciendo al empleador".

Pero no son las únicas definiciones. Según definió Mario Benedetti, un carnero es "un trabajador que sólo mira su situación como tal, sin importar la situación de sus compañeros". "Nunca dice que no a las órdenes impartidas por la patronal, aunque sea perjudicial para sus compañeros o sí mismo".

En esta nota