Dos ataques a choferes de la misma empresa de colectivos fueron atacados, uno de ellos fue apuñalado, en dos intentos de robo, ocurridos en los partidos bonaerenses de Quilmes y Florencio Varela, que derivaron en un paro por 24 horas de la firma Moqsa en reclamo por mayor seguridad, el cual finalizaba este miércoles a la medianoche.

El primero de los episodios fue el martes alrededor de las 14:20 en el triángulo de Bernal, cuando un delincuente armado subió al colectivo semi-rápido y enseguida mostró sus intenciones de robo.

De inmediato, uno de los pasajeros del transporte -iba con 30 personas aproximadamente- forcejeó con el asaltante y eso le permitió al colectivero también sumarse a ese objetivo. Fue así que finalmente ambos lograron reducir al delincuente y enseguida llamaron a la Policía.

El sujeto logró golpear con su arma al pasajero y al chofer, quienes terminaron lastimados, pero sin heridas de gravedad, mientras que el delincuente perdió el conocimiento y fue trasladado al hospital de Quilmes.

El segundo hecho se registró el mismo martes alrededor de las 22:25 cuando en la Ruta 36, altura de las "Rotonda de Alpargatas", el interno 38 e la empresa Moqsa se detiene en la parada para que bajaran algunos pasajeros, pero uno de ellos se le acercó al chofer, identificado como Franco Pérez, y le exigió que entregara sus pertenencias, mientras el colectivero intentó empujarlo para sacárselo de encima.

Sin embargo, el asaltante alcanzó a sustraerle el teléfono celular al tiempo que con un objeto cortante lo apuñaló en la pierna, bajó del transporte y huyó. Pérez fue trasladado al Hospital de Berazategui, donde recibió asistencia, y se encontraba fuera de peligro.

El caso, caratulado por "Robo y lesiones", es investigado por la comisaría Florencio Varela 4ta. y quedó a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción y Juicio (UFIyJ) número 1 de Florencio Varela.

Los dos ataques provocaron que los choferes de la empresa Moqsa (líneas 159, 219, 300, 372, 584 y 619) decretaran un paro por tiempo indeterminado en reclamo de mayor seguridad.

La huelga arrancó a la medianoche del martes, ya para miércoles, y era por tiempo indeterminado, pero finalmente tras una asamblea los trabajadores decidieron levantarla a partir de las 0:00 de entrado el jueves.