Con el avance imparable de la inflación, que llegó al 6,8% en los primeros dos meses, un importante gremio ya considera redireccionar su estrategia para la discusión paritaria de 2019 y podría ser el caso ejemplificador para el resto de los sindicatos.

Desde la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), comenzarán esta semana las discusiones paritarias y Antonio Caló considera plantear un esquema de acuerdos trimestrales o semestrales, con el fin de ganarle a la inflación.

Además, el gremialista pretende incluir una compensación por la pérdida del poder adquisitivo respecto al acuerdo de 2018 con las cámaras, ya que se alcanzó un 40% que fue superado por el incremento del 47,6% en los precios, lo que marcaría un ejemplo a seguir por el resto de los gremios que negocian con el sector privado.

Embed

La primera reunión será este miércoles por la tarde, asegura Ámbito Financiero, y remarca que "existe ya un consenso interno para evitar un entendimiento anual, como se estila en la Argentina desde hace años en el grueso de las actividades".

No sería la primera vez que ocurre. En 2017, el Sindicato de Mecánicos (Smata) había realizado un pacto similar. Se trata de una maniobra que los últimos gobiernos intentaron evitar, ya que los plazos menores entienden le resta capacidad de planificación a las empresas.

Por otro lado, el macrismo quiere evitar entrar en la discusión respecto a las cláusula gatillo, que ya había logrado destronar con una "cláusula de revisión" (que no se aplica automáticamente), cuando perdieron las riendas sobre el aumento de precios.