La conductora Susana Gimenez aseguró que el gobierno de su amigo Mauricio Macri toma medidas "antipopulares", pero esgrimió argumentos insólitos para defenderlo.

La diva brindó dos entrevistas en la previa de su regreso a la televisión y opinó sobre el escenario político, aunque utilizó la situación para proteger a Macri con el trillado argumento de la "pesada herencia".

Giménez habló de su visita a Fuerte Apache, donde realizó una entrevista con Carlos Tévez, y en relación con ese evento fue consultada por la situación del país por el diario La Nación.

"Estamos saliendo de un pozo muy profundo, con un costo político inevitable porque la gente, lógicamente, protesta al ver afectado su bolsillo, sobre todo aquellos que cobran sueldos muy bajos y tienen que pagar la luz, el agua y el gas con aumentos fuertes. Pienso que a la población hay que explicarle por qué suben los servicios. Y a los jubilados, que les cuesta acceder a los remedios, hay que contarles, por ejemplo, que no quedó nada en el Anses", fue su respuesta.

En una línea similar, Susana afirmó ante diario Perfil que confía "en la transparencia de Mauricio Macri, en la gente que trabaja con él", al tiempo que aseguró: "Fue muy duro por las decisiones que tuvieron que tomar, son antipopulares, pero todo fue porque... Se acaban de ir mis contadores y me decían eso, no quedó nada en este país, o casi nada en el Banco Central. Se habían afanado todo".

En esta nota