El ministro de Defensa, Oscar Aguad, aseguró que es "técnicamente imposible" reflotar el submarino ARA San Juan, encontrado el 17 de noviembre, casi un año después de su desaparición. Ante los familiares, aseguró que la profundidad a la que se encuentra y la presión del agua generarían un quiebre en la nave que llevaba 44 tripulantes.

Consultado por los familiares de los tripulantes, en el marco de la comisión bicameral que investiga la actuación del Gobierno en torno al submarino, Aguad eludió las preguntas pero, ante la consulta del diputado massista, Alejandro Grandinetti, el Ministro reconoció que "no estamos en ese proceso” de reflote de la nave.

“En realidad el dominio del hecho lo tiene la jueza de Caleta Olivia, ella tiene que determinar, pero hemos hecho averiguaciones con la gente experimentada de la Armada, y técnicamente no hay hoy ningún elemento técnico que permita extraer un submarino de esa profundidad, en el lugar donde está", dijo el funcionario.

LEER MÁS: Aguad dijo que el Gobierno supo antes dónde estaba el submarino

En ese sentido, agregó que "hoy es técnicamente imposible alzar un submarino con ese peso” porque eso garantiza que la nave “se va a partir". "Es muy difícil con la presión del agua, y si tiene agua, casi duplica su peso y los arneses que hacen falta aumentarían considerablemente el tonelaje del objeto a levantar”, analizó el funcionario.

Aguad aseguró que la falta de entrenamiento tuvo que ver con la desaparición del submarino y sus 44 tripulantes porque “la fuerza submarina estuvo cuatro años, entre 2011 y 2015, sin navegar, y esta falta de entrenamiento mucho tiene que ver con las cosas que han pasado”.

Ante los legisladores y familiares, el funcionario apuntó contra la intención de alguien de instalar “la hipótesis de que el Ministerio no quería buscar el submarino y solo la vocación de los familiares hizo llegar al puerto que llegamos". Aguad aseguró que "valoro muchísimo la lucha de los familiares, pero no es cierto lo que le han dicho".

El Ministro aseguró que su compromiso fue el de encontrar el submarino y "mal que les pese a algunos, lo encontramos, sabemos dónde está, cumplimos con lo que nos habíamos comprometido: buscar las causas; creemos que tenemos las causas, la justicia deberá seguir investigando; y además nos comprometimos a buscarlo y a encontrarlo". Ésto se consiguió "gracias a Dios, a la empresa que lo buscó, el empuje, a no haber abandonado la causa”.

LEER MÁS: El tenso cruce de Aguad con legisladores de la oposición