Carlos Pagni sorprendió y criticó duramente el nuevo plan económico que encabeza su amigo y ex compañero del "Momento Whisky", Nicolás Dujovne. "O se había ocultado una grave enfermedad. O se está sobreactuando la terapia". Así finaliza la columna del periodista donde destroza la idea de Macri y su equipo.

Pagni y Dujovne compartieron momentos como conductores de TN, donde analizaban la situación coyuntural tomando whisky al aire. Hoy, el periodista dio sus sensaciones del acuerdo con el FMI, donde apunta contra el Presidente y también contra Federico Sturzenegger, titular del Banco Central.

"En la mayoría de los casos, cada determinación oficial depende del consenso de, por lo menos, 7 funcionarios. Es un método inusual, sobre todo cuando se navega en una crisis. Además, la comunicación entre los funcionarios suele ser poco transparente. Por ejemplo: Macri no parece ser consciente del consenso adverso que había logrado Sturzenegger en el resto del equipo. Da la impresión de que la calidad en los diagnósticos y las resoluciones se sacrifica en homenaje a la armonía de grupo o, dicho de otro modo, por horror al conflicto. Un defecto inesperado en un gobierno que se ufana de tener como máxima virtud la capacidad de gestión", afirma en uno de los párrafos más duros contra Macri.

Pagni critica las falencias del Gobierno en la corrida bancaria y explica: "Esta secuencia de errores es insuficiente para saber por qué cambió el clima financiero con la Argentina. Por debajo de ella hay una fisura. La economía argentina padece un preocupante déficit de cuenta corriente. Le faltan dólares, en gran parte por el desequilibrio de la balanza comercial. Este problema fue señalado en diciembre pasado por Alfonso Prat-Gay y, en el ámbito académico, por Pablo Gerchunoff, con distinto dramatismo. Roberto Frenkel diagnosticó el problema en estos términos: contra lo que predicó en su momento, el Central utilizó la herramienta cambiaria para controlar la inflación. Así retrasó más el tipo de cambio. Eso es suicida en una economía con déficit de cuenta corriente".

Y apunta contra el BCRA: "Esta observación plantea la primera paradoja de la crisis: Sturzenegger perdió miles de millones de dólares para defender una paridad inconveniente. Se podría alegar, es cierto, que para ese momento había perdido credibilidad, dentro y fuera del Gobierno, como para arriesgarse a que el mercado encontrara su nivel". Agrega que "encerrado en una crisis grave que, en gran medida, fue autogenerada, Macri debió ir al Fondo Monetario Internacional".

Le aconseja al mandatario: "Macri necesita desde anteayer encontrar una diagonal entre gradualismo y acuerdo con el Fondo. La Argentina no puede aspirar a una Línea de Crédito Flexible, como las que se otorgaron a México o a Colombia. Para este tipo de préstamo, que carece de condicionalidades, se requiere una posición externa sólida y baja inflación".