El camionero Pablo Moyano recusó al fiscal de Lomas de Zamora, Sebastián Scalera, que pidió su detención al acusarlo de formar parte de una presunta asociación ilícita con la barra brava de Independiente. Según la defensa del dirigente sindical, el letrado hizo un pedido "ilegal".

La defensa del camionero argumentó que el pedido de Scalera se hizo en base a peritajes irregulares, además de que filtró información a la prensa y violó su "deber de objetividad" al decir que Moyano debía estar preso, informó La Nación.

Según argumentó Daniel Llermanos, abogado de la familia Moyano, hubo "falta de solidaridad" del fiscal con el juez de la causa, Luis Carzoglio, quien denunció amenazas hacia él y su familia. Este panorama, aseguró el letrado, dejó entrever "una enemistad inadmisible".

Después de desestimar el pedido de detención de Moyano y denunciar amenazas, este lunes Carzoglio comenzó una licencia de casi dos semanas. Según explicó a El Destape, es con motivo de vacaciones postergadas y se reincorporará a sus tareas el 1 de noviembre.

LEER MÁS: El juez que desestimó la detención de Moyano se tomó licencia