Pese a que el Gobierno nacional proyectó una inflación del 23% para el 2019, Horacio Rodríguez Larreta estableció un aumento de hasta el 38% en el impuesto inmobiliario de Alumbrado Barrido y Limpieza (ABL).

Según el Presupuesto presentado por el Gobierno porteño ante la Legislatura porteña, el año que viene habrá un aumento del 34% promedio en el ABL, con topes de hasta el 38%, unos 15 puntos por encima de la inflación proyectada por el Gabinete económico nacional.

Según explicaron desde la administración porteña, el 65% de los hogares tendrá incrementos de hasta $150, mientras que el 20% tendrá subas de entre $150 y $450 y un 5% sufrirá aumentos de más del $450 con el tope del 38% respecto del año anterior.

"El cálculo del aumento del ABL tiene que ver con la inflación del año anterior. Y estamos yendo por debajo de lo proyectado porque tuvimos en en cuenta la situación actual", dijo Martín Mura, ministro de Hacienda porteño, según publicó Infobae.

La lógica parte del hecho de que en 2018 hubo un aumento del 20%, con tope del 23,4%, por debajo del 42% de inflación previsto por el Banco Central para este año. Sin embargo, adelantaron que, pese al tarifazo, se mantendrá un descuento del 10% por "buen cumplimiento".

En ese contexto de auementos, la Defensoría del Pueblo de la Ciudad difundió un informe que reveló que un 35,87% de los inquilinos porteños tiene dificultad para afrontar el pago del alquiler y las expensas, por lo cual muchos de ellos se ven obligados a rescindir el contrato.