El gabinete de Alberto Fernández (V): la edad importa…y mucho

14 de junio, 2020 | 00.05

 

En columnas anteriores analizamos diversos aspectos del perfil del gabinete de Alberto Fernández, especialmente su composición de género y de edad. Esos análisis forman parte de una investigación que realizamos en el Observatorio de las Elites del Centro de Innovación de los Trabajadores (CITRA-CONICET-UMET), que busca explicar los cambios y continuidades en el perfil de las elites políticas argentinas, para comprender, entre otras cuestiones, algunas de las dinámicas del poder y de la toma de decisiones en los espacios más altos del Ejecutivo argentino. 

Este contenido se hizo gracias al apoyo de la comunidad de El Destape. Sumate. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

Como parte de esa investigación, analizamos los datos disponibles para un conjunto de 277 funcionarios y funcionarias que hoy ocupan las cúpulas de las 22 dependencias del gabinete nacional (20 ministerios, la Jefatura de Gabinete de Ministros y las Secretarías de la Presidencia agrupadas), ocupando los cargos más altos del equipo de colaboradores del presidente: ministros, secretarios y subsecretarios, y funcionarios con cargos de jerarquía equivalente. 

Este estudio nos permitió ver que la edad de un individuo es un dato que incide, y mucho, a la hora de convocarlo a formar parte de un gabinete. Fernández eligió un equipo de funcionarios y funcionarias con un promedio de edad de 49,6 años, similar al del gabinete de Macri y al de Cristina Fernández de Kirchner en 2011. Observamos en el conjunto un cierto equilibrio entre la edad y la jerarquía, donde la edad desciende a medida que disminuye la importancia del cargo: entre los ministros la edad promedio es de 53,4 años, entre los secretarios es de 51,2 años, y en los subsecretarios es de 48,1 años. Los tres funcionarios más jóvenes del gabinete de Fernández tienen 32 años (dos de ellos son mujeres, dos son subsecretarios y uno secretario) y el de mayor edad es una secretaria de 78 años. 

Los equipos con edades más elevadas, como ya mostramos, son en este orden Relaciones Exteriores (casi 58 años promedio), Trabajo, Obras Públicas, Ciencia y Tecnología, y Salud; y los de menor edad son, en este orden, Turismo y Deportes (40,5 años promedio), Interior, Mujeres y Economía. Confirmamos que uno de los techos de cristal más importantes continúa siendo, como en el pasado, el de la relativa exclusión de las mujeres del cargo de ministro (cargo que las mujeres ocupan en promedio 3 años “después” que los hombres). Y que otro techo al ascenso de las mujeres son las áreas de gestión que las excluyen, total o parcialmente, de los elencos de gobierno y que siguen presentando una fuerte masculinización (Trabajo, Obras Públicas, Transporte). También notamos que en este gabinete en particular, el cargo de secretaria es una vía de ascenso más abierta a las mujeres que en gabinetes anteriores, y que las mujeres llegan a él en promedio casi 6 años antes que los hombres. 

Hoy mostraremos otros dos aspectos interesantes del reclutamiento que surgen de nuestro análisis, vinculados con la edad y el género de los funcionarios. 

 

 

Primero, en el gabinete de Fernández se observa una asociación importante entre la edad del ministro y la edad promedio del equipo que elige para acompañarlo, y esto debe ser considerado una tendencia general. En efecto, la mayoría de los ministros más jóvenes tendió a designar equipos más jóvenes. Así lo hicieron Guzmán en Economía, Lammens en Turismo, Cafiero en Jefatura, Cabandié en Ambiente, De Pedro en Interior, Gómez Alcorta en Mujeres y Kulfas en Desarrollo Productivo. Una excepción a esta regla parece ser la de Trotta en Educación, que a pesar de estar entre los ministros más jóvenes del gabinete, designó a un equipo con un promedio de edad 10 años mayor.   

Los ministros de más edad tendieron, por su parte, a reclutar equipos de edad más avanzada, aunque en este caso la asociación edad del ministro/edad del equipo es menos fuerte que entre los jóvenes. En Trabajo y Relaciones Exteriores, dos ministros que forman parte del grupo de ministros con mayor edad del gabinete (Moroni y Solá) designaron a los dos equipos con edades promedio más altas de todo el gabinete (56,7 y 57,6 años respectivamente). Hay, sin embargo, también dos ministros que están entre los funcionarios de mayor edad que designaron equipos relativamente más jóvenes. Este es el caso de González García, que designó en Salud un equipo con un promedio de edad 20 años menor que él, y el de Salvarezza en Ciencia, con un equipo en promedio 13 años menor

 

 

La segunda tendencia que aparece claramente, incluso con más intensidad que la anterior, es la fuerte vinculación entre la edad promedio del equipo y la presencia de mujeres. En efecto: en general, para el conjunto del gabinete, cuanto más crece la edad promedio se va reduciendo la presencia de mujeres en altos cargos de decisión. 

Así observamos que las dependencias relativamente más “jóvenes”, como Turismo, Mujeres, Jefatura de Gabinete, Seguridad y Ambiente, tienden a ser también las que mayor proporción tienen de mujeres ocupando altos cargos. Mujeres posee una cúpula íntegramente formadas por funcionarias mujeres, seguida por Seguridad con un 61,54%, mientras que Turismo y Ambiente presentan cúpulas con paridad de género. Dos excepciones a esta asociación entre cúpulas más jóvenes/más femeninas son Interior (con sólo 33,33% de mujeres) y Economía (30%).   

Asimismo, los equipos con mayor edad tienden a reclutar menos mujeres, o a no reclutar ninguna. Es el caso, claramente, de Trabajo, Obras Públicas y Transporte (0% mujeres designadas en su administración pública centralizada) y, en menor medida, Relaciones Exteriores (21,43% de mujeres). Dos excepciones a esta asociación entre cúpulas de mayor edad/más masculinas son nuevamente, los ministerios de Salud y de Ciencia y Tecnología que, dentro del conjunto de las carteras con ministros y equipos con mayor edad, han realizado un importante reclutamiento de mujeres.  

Nota: este trabajo fue posible gracias a la colaboración de Marcos López y Florencia Corradi, del CITRA; y de los estudiantes de la Carrera de Sociología de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA, Laura Amorena, Ignacio Ascione, Gonzalo Duarte Avalos, Mariana Ferriello, Gabriel Gerding y Ian Link.  

MÁS INFO
Paula Canelo

Socióloga. Investigadora del CONICET, Profesora Adjunta UBA. Autora de ¿Cambiamos? La batalla cultural por el sentido común de los argentinos, Siglo XXI Editores. 

LA FERIA DE EL DESTAPE ►