Un nuevo testimonio complicó al primo de Mauricio Macri, Ángelo Calcaterra, por supuesto pago de coimas para quedarse con las obras del soterramiento del Sarmiento, en el marco del caso Odebrecht. Manuel Vázquez, el testaferro de Ricardo Jaime, se arrepintió ante el fiscal Franco Picardi y apuntó contra el familiar presidencial, a quien señaló como el gestor de un millonario negocio junto al exfuncionario kirchnerista.

Vázquez declaró como imputado-colaborador y admitió haber sido intermediario y cobrado dinero de parte de Jaime por una gestión que hizo para que la empresa IECSA, de Calcaterra, se quedara con el negociado del Sarmiento.

Según informó Infobae, Calcaterra y Javier Sánchez Caballero, su mano derecha, se contactaron con él para vincularse con Jaime y lograr la adjudicación del negocio del soterramiento. Esta versión fue desmentida por Calcaterra cuando prestó declaración indagatoria. El ex dueño de IECSA negó el pago de coimas por parte de su empresa: "La obra del soterramiento del Sarmiento no fue ilegal. Si hubo irregularidades fueron faltas administrativas, no delitos".

Sin embargo, la versión del arrepentido coincide con la información manejada en Brasil en el caso Lava Jato, donde se estableció que los negocios eran conseguidos por socios locales para que llegara Odebrecht.

LEER MÁS: Soterramiento del Sarmiento: el Gobierno suspendió la obra prometida

En esta nota