La diputada nacional por Cambiemos Graciela Ocaña, advirtió que con la condena al ex vicepresidente Amado Boudou por el caso Ciccone "cae uno de los principales ladrones del kirchnerismo", al tiempo que remarcó que "es importante que vaya preso pero también que devuelva el dinero que robó".

En ese sentido, señaló que "es el primer paso para que todos aquellos que se robaron la Argentina comiencen a pagar por sus actos de corrupción" y dijo que "ahora hay que avanzar en que los argentinos puedan recuperar lo robado para que esos recursos no se pierdan en el olvido".

"Está claro que ha tenido un enriquecimiento indebido", indicó Ocaña, mientras destacó que "cuando se analiza cada área del Gobierno anterior se encuentran hechos de corrupción".

Si bien la diputada reivindicó que "con el fallo de la Justicia se decretó el fin de la impunidad para todos aquellos que pensaron que podían hacer lo querían con el dinero del Estado", desde su espacio no dan respuesta por el robo de identidades para financiar la campaña electoral.

Según reveló el periodista Juan Amorín en una investigación para El Destape, el gobierno de Cambiemos utilizó aportantes truchos para financiar las campañas legislativas de 2015 y 2017. En el modus operandi utilizado por el Gobierno, el 94% de los aportantes aparecen afiliados al PRO, al tiempo que hay 45 millones de pesos bajo sospecha.