#AltaData | Macri apretó a Vila, el dueño de América Suscribite

X
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dejó anoche la Argentina tras un día de actividad oficial en Buenos Aires y otro de descanso en Bariloche, a bordo del avión de mayor envergadura de la flota oficial del gobierno norteamericano.

Obama y su familia descendió en el Sector C de Ezeiza a las 23.47, a bordo del Boeing 757 que se utilizan para los vuelos de cabotaje, e inmediatamente abordaron el Boeing 747, con destino a Estados Unidos. Ambas naves se denominan "Air Force One", como todas aquellas que transportan al presidente y que se constituyen en la sede del gobierno durante el traslado.

Como en cada uno de los movimientos aéreos del mandatario extranjero, fue recibido en la pista por un representante de la embajada en Buenos Aires y fue despedido en la escalerilla del avión por el vicecanciller argentino, Carlos Foradori.

El despliegue en Ezeiza fue esta vez algo menor que en la partida de esta mañana a Bariloche, ya que Obama no se trasladó por tierra. El operativo de seguridad que custodió al mandatario desde el Parque de la Memoria, dispuso que se cortara la mano de la autopista Ricchieri, en sentido Capital, para que la caravana oficial pudiera avanzar contramano en carril exclusivo.