Gustavo Moreno, un magistrado que participó de la Cumbre Panamericana de Jueces sobre Derechos Sociales y Doctrina Franciscana, aseguró que "el mensaje del Papa sobre la guerra judicial era dirigido a varios países donde se sufre, incluída la Argentina".

En diálogo con el programa radial Métodos Poco Claros por FM La Patriada, el magistrado advirtió que "el objetivo de la guerra judicial es garantizar los ajustes, que los países se endeuden cada vez más”.

 "Parece una contradicción que el FMI exija políticas de ajuste mientras que los Estados miembro del Fondo adhieran a los tratados que promueven derechos sociales", cuestionó el juez.

Y contó: "El Papa fue muy claro en cuanto que tenemos que seguir luchando por el acceso a estándares mínimos de los sectores más necesitados, nos pidió trabajar por los derechos sociales en América".

En este sentido, enfatizó que "Francisco reconoció el trabajo que hacemos en la Ciudad de Buenos Aires y su preocupación por el incremento de la pobreza" y señaló que en su trabajo diario defiende “los derechos de los menores y las personas con problemas mentales frente al Gobierno de la Ciudad, que no cumple ni con las sentencias a favor de estas personas".

 Para finalizar, aseveró que “el Papa es un jefe de Estado, pero no está ajeno a lo que sucede en la Ciudad de Buenos Aires, por eso llamó a esta Cumbre Panamericana de Jueces sobre Derechos Sociales y Doctrina Franciscana".