En medio del escándalo por el pedido del oficialismo para que el Congreso apruebe una ley que permita eliminar las PASO de agosto, el precandidato a presidente por el espacio Consenso Federal, Roberto Lavagna, salió al cruce del Gobierno.

El macrismo había asegurado ayer que la decisión respondía al "hartazgo de los votantes" y, principalmente, a la necesidad económica de ahorrarse el costo de los $4 mil millones que tendrán estas primarias nacionales.

Pero en diálogo con Gustavo Sylvestre, el exministro de Economía criticó la medida y redobló la apuesta. 

Tras afirmar que las PASO "no le gustaron nunca desde que se crearon", aseguró que intentar cambiar las ley en este momento, "en el medio del partido", no es democrático, ni republicano. "Hoy ya es demasiado tarde para cambiar algo.

Las primarias deben hacerse nos gusten o no nos gusten", apuntó.

Y para rebatir el argumento de costos que establece el Gobierno, aclaró que hay gastos más grandes para el Estado.

"Cuestan sí, pero también cuestan los trolls y los insultadores que trabajan para el gobierno 24 horas por día", opinó, a la vez que pidió que se terminen y que se de lugar al avance de las primarias.