El presidente Mauricio Macri cerró este mediodía la reunión de gabinete ampliado que tuvo también como oradores a María Eugenia Vidal, Elisa Carrió y Miguel Pichetto. El jefe de Estado aseguró: "Me siento muy orgulloso como argentino, como presidente, de que todos ustedes estén hoy acá tan comprometidos, aun desde el dolor, el dolor nos está haciendo crecer para ratificar todo esto que hemos hecho".

Macri planteó: "No tiene que ver con lo personal, no tiene que ver con el dinero, no tiene que ver con la fama ni con el poder; tiene que ver con el corazón porque amamos a nuestro país".

También transmitió que "aquello que el lunes pareció un enojo, en realidad era conmigo mismo, por todo lo que hice". Pero "tomé nota del mensaje, exigí demasiado, le hice la vida muy difícil a mucha gente, no teníamos experiencia en cómo lidiar con esto".

Aseguró que "el camino no es enojarse con el que no nos votó porque creemos que no nos entendió, el camino es ponernos en el lugar de quienes no nos votaron, entenderlos y decirles que los necesitamos, que nos despertamos, que estamos reaccionando".

En otro tramo de su discurso, resaltó que Juntos por el Cambio está integrado por un grupo "diverso de gente" con "historias distintas" y todos unidos con el objetivo de "servir y ayudar al prójimo". "Queremos cambiar la realidad para que todos podamos vivir en paz, en armonía", desarrolló.