Tras la negociación con organizaciones sociales, el Gobierno accedió a pagar un bono de 3 mil pesos a quienes reciben planes sociales. Es la mitad de lo que actualmente reciben todos los meses y alcanza a unas 450.000 personas. En tanto, los jubilados quedaron fuera del pago de un bono.

"No hay nada nuevo ni extra. Desde el 2009 por resolución del programa reciben en diciembre la mitad de un plan; no hay nada extraordinario ni bono excepcional este año", confirmó al medio oficialista Clarín, la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley.

Embed

Desde las organizaciones sociales, no obstante, buscan que se pegue otro extra de 1000 pesos para llegar a 4 mil, en total, pero el Ejecutivo nacional parece no estar dispuesto a ceder más. "Era algo que habíamos planteado para agosto ya que era evidente en aquel entonces los estragos que había provocado la inflación y la devaluación", indicaron desde las organizaciones.

Asimismo, el dirigente de Barrios de Pie, Daniel Menéndez, había advertido hace varias semanas en El Destape Radio que “no está garantizada la paz social con un bono” ya que los sectores más vulnerables fueron asfixiados por la devaluación y la inflación que roza el 50%.

En ese sentido los Cayetanos (que agrupa a Barrios de Pie, la CTEP y la CCC) acordaron una serie de refuerzos de contención -con vistas a diciembre- que van desde la apertura de programas (incorporación de más beneficiarios a los planes, algo que habría sucedido durante agosto y septiembre) a una tarjeta para que los comedores compren comida a razón de $18 pesos diarios por cada niño que vaya al merendero, como una suerte de refuerzo alimentario para los comedores.

En esta nota