La Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos falló este lunes que el juicio contra la Argentina por la expropiación de la petrolera YPF debe ser llevado adelante en los tribunales de Nueva York, a contramano de lo solicitado por el gobierno de Mauricio Macri.

 La causa -en la que el país podría ser condenado a pagar unos 3.000 millones de dólares- comenzará su proceso en uno de los tribunales del Distrito Sur de Manhattan a cargo de Loretta Preska, una jueza de primera instancia que anteriormente ya falló en contra de los intereses de la Argentina hace tres años.

El fallo fue en sintonía con lo recomendado por el gobierno de Estados Unidos. El procurador general de los Estados Unidos, Noel Francisco, presentó su opinión formal ante la Corte y, si bien la  recomendación no es vinculante, era un precedente adverso al pedido del gobierno de Mauricio Macri, que esperaba un gesto de la administración de Donald Trump.

La causa contra Argentina fue iniciada en 2015 por el fondo Burford, tras haberle comprado los derechos del juicio a la justicia española. El rechazo llegó en medio de gestiones diplomáticas del Gobierno que buscaban una decisión favorable para la Argentina. 

La Argentina busca desestimar la demanda amparada en el argumento de que la expropiación de YPF es un acto soberano y, por lo tanto, está protegido por la Ley de Inmunidad Soberana Extranjera de Estados Unidos. El fondo demandante fundamentó su posición en que tras la estatización de la petrolera, el Gobierno violó sus derechos al negarse a hacer una oferta por sus acciones.