#AltaData | Golpe en Bolivia a Evo Morales

Juan Schiaretti insiste con la boleta corta y no expresó apoyo ni a Alberto Fernández ni a Mauricio Macri

El gobernador de Córdoba aseguró que "trabajará codo a codo" para salir con el candidato a Presidente que gane la elección.

21 de octubre, 2019 | 18.39

A menos de una semana de las elecciones presidenciales, donde el candidato del Frente de Todos aventaja por 20 puntos al presidente Mauricio Macri, el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, aseguró hoy desde Río Cuarto que “gane quien gane la elección nacional, la voluntad del Gobierno provincial es trabajar codo a codo para ayudar a superar la crisis

Schiaretti sigue apostando fuerte por la boleta corta de diputados, pese a que el peronismo cordobés decidió apoyar la fórmula Alberto Fernández – Cristina Fernández.

El gobernador de Córdoba insistió en que su postura no definirá la elección de sus votantes: “Los cordobeses son los que deciden”. Y agregó: “No importa el favorito del gobernador. No tengo duda de que si Alberto Fernández es elegido Presidente, yo voy a estar al lado de él apoyándolo. Lo mismo si es elegido Mauricio Macri. Sea quien sea, vamos a tener una buena relación”.

El presidente del PJ cordobés, el jefe del bloque de senadores peronistas Carlos Caserio, el apoderado del PJ, Domingo Carbonetti y el presidente provisorio de la Legislatura, Oscar González, además de legisladores e intendentes apoyan la fórmula Fernández-Fernández.

Desde la norteña ciudad de Cruz del Eje hasta el sureño Río Cuarto, los intendentes, legisladores y dirigentes peronistas reparten el voto armado Alberto Fernández y diputados de Hacemos por Córdoba.

El líder del Frente Renovador, Sergio Massa, que encabeza la boleta de Diputados del Frente de Todos en la provincia de Buenos Aires, fue quien negoció con los principales dirigentes del PJ cordobés para que se sumaran al proyecto de Alberto Fernández: “Es mentira que Córdoba es una isla, los cordobeses sufren el ajuste de estos últimos cuatro años. Argentina va a salir adelante con Córdoba y los cordobeses, con el querido José (De la Sota) siempre planteamos la necesidad de que Córdoba, esa potencia agrícola, ganadera, industrial y universitaria, fuera uno de los motores de desarrollo de nuestra Patria. Y hoy miles de cordobeses, peronistas y no peronistas apoyan este proyecto que encabeza Alberto Fernández para volver a poner a Argentina de pie”, le dijo a El Destape.

Salvo Juan Manuel Urtubey, el gobernador salteño que acompaña a Roberto Lavagna en la fórmula de Consenso Federal, todos los gobernadores peronistas están alineados con el Frente de Todos. Menos Schiaretti que aún sigue apostando a la división del peronismo cordobés para beneficiar a Mauricio Macri, su socio histórico y ex patrón en SOCMA.

Córdoba la díscola. La de la Reforma Universitaria y el Cordobazo; y la que también dio origen a la Revolución Libertadora. La que el verano pasado vio derrumbarse Cambiemos Córdoba y preanunció la caída de Cambiemos nacional. Córdoba, la que durante los últimos cuatro años de gobierno kirchnerista azuzó la grieta y se puso en la margen derecha. Córdoba, la que en el Día de la Lealtad tuvo tres actos con el peronismo desunido, porque el gobernador privilegiará hasta el 10 de diciembre su alianza estratégica con Macri.

Juan José Pihen, secretario general del Sindicato de Empleados Públicos (SEP) y de la CGT Regional Córdoba y legislador schiarettista encabezó el acto oficial del PJ cordobés, donde estuvieron, entre otros, la diputada Alejandra Vigo -esposa de Schiaretti- y la concejal Natalia de la Sota, hija del fallecido ex gobernador José de la Sota. En ese acto, la antigua sede de la CGT, hoy convertida en museo, sobre la avenida Vélez Sársfield, Alejandra Vigo le hizo un guiño a Alberto Fernández: “Nuestro gobernador va a trabajar codo a codo con el compañero Presidente”, dijo la diputada y esposa de Schiaretti, a la vez que hizo campaña por la boleta corta de diputados que encabezan el legislador Carlos Gutiérrez y Claudia Martínez, presidenta del PJ de la Capital.

Vigo destacó que “hay muchos que ahora quieren explicar qué significa la Lealtad Peronista”, y llamó a votar la boleta corta de Hacemos por Córdoba: “La única lista es la de los diputados de Juan (...) Hay que ir a reventar las urnas con la boleta de peronistas”, dijo, haciendo campaña por las boletas de Alberto Fernández para presidente y los diputados schiarettistas.

Fue Alejandra Vigo la que negoció con Fernando “Chino” Navarro el encuentro de Schiaretti y Fernández en la Casa de Gobierno cordobesa la primera vez que el candidato peronista vino a Córdoba antes de las PASO. Y en 2015, apoyó la candidatura presidencial de Daniel Scioli.

Natalia de la Sota, que estuvo esta semana visitando a Alberto Fernández en su departamento porteño y se viralizaron unas imágenes donde se los ve cantando Solo se trata de vivir de Litto Nebbia; dijo en el acto de la CGT oficialista: “Esta casa histórica, que albergó a los trabajadores en tantas luchas es el lugar ideal para recordar por qué somos justicialistas. Este 17 de Octubre reafirma nuestra misión de tender la mano a los que no pueden solos. La lealtad debe ser con nuestra convicción de trabajar siempre por los humildes, por los más necesitados”. De la Sota aseguró que “en este país tener un trabajo parece un milagro y no un derecho”, y coincidió con Vigo: “Si Alberto Fernández se consagra presidente, el gobernador trabajará codo a codo” con él.

“Somos prescindentes para el tramo de Presidente, pero los peronistas elegimos a los diputados de Hacemos por Córdoba”, machaca el gobernador entre los suyos. Y mira para otro lado cuando los intendentes del PJ y los legisladores reparten en el interior las boletas de Alberto Fernández y diputados de Hacemos por Córdoba.

Es que después de la aplastante victoria nacional en las PASO del Frente de Todos, salvo Schiaretti, el peronismo cordobés se alineó tras Fernández. Sólo en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y Córdoba ganó Mauricio Macri: en esta provincia el Presidente logró 48% contra 30% de Alberto Fernández. Mientras que en el tramo de diputados, Juntos por el Cambio consiguió 45%; el Frente de Todos 23% y Hacemos por Córdoba 17%.

En la última semana desde la Casa de Gobierno empapelaron Córdoba con afiches y campañas en los medios electrónicos llamando a cortar boleta pero le agregaron el rostro de Schiaretti, para reforzar la idea de que sólo los diputados schiarettistas defenderán los intereses de los cordobeses; un latiguillo que De la Sota y Schiaretti blandieron desde 2008, con mayor insistencia en el último tramo del gobierno de Cristina.

En mayo, el gobernador cordobés logró su reelección con el 54% de los votos; sin que el kirchnerismo jugara y con Cambiemos quebrado en dos: Macri y Marcos Peña apoyaron a Mario Negri y el intendente capitalino Ramón Javier Mestre se plantó frente al dedazo de la Casa Rosada que se negó a disputar las candidaturas en internas.

Hoy el poder de Schiaretti está licuado y sólo aspira a que la boleta que encabeza su legislador y uno de sus armadores Carlos Gutiérrez, supere los 20 puntos y de ser posible, saque más votos que la lista de diputados de Eduardo Fernández del Frente de Todos. En agosto, el Fernández cordobés logró 23% de los votos y el schiarettista Gutiérrez casi 17%. Las tres colectoras macristas sumaron para diputados 45%. En el comando de campaña del Frente de Todos aseguran que “en Córdoba vamos a subir unos puntos en relación a las PASO en ambos tramos de la boleta, sí se va a acortar la diferencia entre Alberto y Macri”.

Aunque ni desde el albertismo ni desde el schiaretismo lo admiten, saben que desde diciembre los diputados del PJ cordobés comenzarán a jugar en sintonía con los del PJ nacional. “Pasó en 1989 con los compañeros que militaron para que Antonio Cafiero fuera presidente y perdimos la interna con (Carlos) Menem. Muchos de nuestros diputados, después se pasaron al menemismo, incluso, algunos fueron ministros. Con el correr de los meses vamos a confluir en un gran bloque de senadores y diputados que defienden este proyecto nacional, popular y democrático”, recordó un dirigente del Frente de Todos de Córdoba.

En Córdoba se ponen en juego nueve bancas, de las cuáles cuatro quedarían para el macrista Juntos por el Cambio; dos para el Frente de Todos, dos para el frente schiarettista Hacemos por Córdoba y la restante para Roberto Birri, el socialista que apoya la fórmula de Roberto Lavagna.

 

*Gustavo Molina es corresponsal de El Destape en Córdoba.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?