Juan José Aranguren y Laura Alonso apelaron su procesamiento por presuntos beneficios a Shell

Los exfuncionarios macristas, investigados por negociaciones incompatibles y presunto encubrimiento en la función pública, apelaron su procesamiento.

30 de diciembre, 2019 | 15.48
Aranguren y Laura Alonso no quieren ir a juicio oral | Corrupción m

El exministro de Energía, Juan José Aranguren, y la extitular de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso, apelaron los procesamientos dictados por el juez Luis Rodríguez por negociaciones incompatibles y presunto encubrimiento en la función pública. De este modo, buscan evitar sentarse en el banquillo de los acusados en un juicio oral y público.-

En una audiencia, de la que dio cuenta C5N, las defensas de los exfuncionarios le solicitaron a la Cámara Federal porteña que revoque los procesamientos dictados por el magistrado y apelaron para revertir el fallo en su contra.

La investigación, iniciada en 2016 por una denuncia de los legisladores Rodolfo Tailhade y Martín Doñate, busca determinar si Aranguren incurrió en el delito de negociaciones incompatibles con el ejercicio de la función pública, en relación con las decisiones tomadas durante su gestión que habrían apuntado a beneficiar a la petrolera Shell en operaciones de compra de gas a Chile, lo que supondría para él un beneficio económico al continuar siendo accionista del Grupo Royal Dutch Shell PLC. Un hecho con el que habría incurrido en “incompatibilidad para el ejercicio de la función pública y un conflicto de intereses”.

Y a Alonso por no investigarlo desde la OA que, según confirmó ella públicamente en un programa de televisión, sólo se dedicó a observar los casos de la gestión pasada y no los del gobierno de turno que condujo Mauricio Macri, como reveló El Destape.

En su fallo, el titular del juzgado federal Nº 9 con asiento en los tribunales de Comodoro Py, decidió que “existen elementos suficientes que permiten con el grado de certeza requerido para esta etapa de instrucción” avanzar con los procesamientos.

Rodríguez estimó que la conducta del exministro, que ejerció el cargo entre el 10 diciembre de 2015 hasta junio de 2018, “encuadra prima facie en el delito de negociaciones incompatibles con el ejercicio de funciones públicas, reiterado en dos oportunidades”, como relató Franco Mizrahi en este medio.

A su vez, consideró que “el accionar reprochado a Laura Alonso encuadra en el delito de encubrimiento para ayudar a eludir las investigaciones de la autoridad o a sustraerse a la acción de ésta, agravado por ser funcionaria pública, en concurso ideal, con el delito de abuso de autoridad, en calidad de autora material”. En criollo: que como titular de la OA decidió mirar para otro lado y dejar que se concretara el delito que se le adjudica a Aranguren cuando era ministro.

El 6 de diciembre, en su cuenta de Twitter, Alonso adelantó: "Apelaremos un procesamiento político e injusto. Sin evidencias ni pruebas. Totalmente armado y con intencionalidad política. No hay que ser muy vivo para darse cuenta quiénes vienen por la venganza y el “lawfare”".

Hoy, ambos ex funcionarios buscarán que la Justicia vire a favor de ellos, pese a las pruebas en contra, y den por tierra sus procesamientos.

 

¿Querés recibir notificaciones de alertas?