A los 38 días de su desaparición, el cadáver de Steve Maia Caniço, de 24 años, fue descubierto por el piloto de un barco que navegaba por el Loira. Steve había desaparecido en la madrugada del 22 de junio luego de la intervención policial cuando más de 2000 jóvenes festejaban en la ciudad de Nantes la fiesta de la música. Gases, granadas y balas de goma obligaron a mas de 14 jóvenes a tirarse al rio para evitar los gases. Steve, que no sabia nadar no pudo ser encontrado.

Ayer, 30 de julio, el primer ministro, acompañado por el ministro del interior declaró: "Me gustaría expresar mis más sinceras condolencias a los padres de este joven", dijo Edouard Philippe en una conferencia de prensa en la explanada de su residencia oficial de Matignon anunciando su deseo de "reunirse con ellos en breve con el ministro del interior para mostrarles nuestro apoyo y nuestro deseo de transparencia total ".

La desaparición y posterior aparición del cadáver de Steve se ha transformado en un asunto de Estado.  Así lo expresa la abogada de la familia: "Estoy bastante sorprendida de que el primer ministro hiciera uso de la palabra en lugar del Ministro del Interior que tenia que hablar sobre el contenido  del informe de la IGPN (Inspección Nacional de la Policía Nacional). Que el propio primer ministro se exprese indica claramente que el caso se convierte en una cuestión de Estado ", dijo la doctora Cécile de Oliveira.

El informe de la IGPN fue publicado en el mismo momento que se identificó el cadáver de Steve a pesar de que desde el 22 de julio fue entregado a Christophe Castaner, ministro del interior. 

El informe indica que ninguno de los participantes a la fiesta implicó directamente a la Policía (lo cual es falso, la gente ha testificado que su caída estuvo relacionada principalmente con los gases lacrimógenos). El resumen del informe está redactado para no establecer un vínculo directo entre las dos acciones: “...al mismo tiempo, la Policía intervino y las personas cayeron al agua, pero el vínculo no está probado”. Obviamente, esto es un poco difícil de entender.

En su presentación, el primer ministro blanquea a la policía culpando a la alcaldesa, la prefectura y las asociaciones que organizaron la trágica fiesta, diciendo que el informe "se interroga sobre la manera en el que se organizó este evento". Acusaciones que provocaron una reacción inmediata de la alcaldesa de Nantes, Johanna Rolland quien exigió, en un comunicado de prensa, que "se aclaren las circunstancias de la desaparición de Steve", pero también "las motivaciones y modalidades de intervención de la policía".

El responsable de la organización de la Tecno Parade, Tommy Vaudecrane, se sorprendió por la desfachatez con la que el Primer ministro afirma que no hay ninguna relación de causa a efecto entre la intervención policial y la muerte de Steve. “Le faltó decir que el joven se tiró al río para bañarse” explicó en un tuit.

Marianne Rostan, la abogada que presentó la denuncia colectiva de 89 participantes a esta fiesta tecno, se preguntó "para qué sirvió realmente esta investigación de la IGPN: "Quiero recordarles que desde hace veinte años se organiza la fiesta en este lugar, que nunca habíamos tenido tales incidentes con varias personas que caen en el Loira y hoy se encontró un muerto ", explicó en una entrevista radial de France info. Mientras que en las redes sociales, el hashtag #JusticePourSteve reemplazó rápidamente el de #OuEstSteve, la Francia Insumisa, el partido de Jean-Luc Mélenchon (LFI) ha expresado su voluntad de incluir en la agenda parlamentaria la creación de una comisión de investigación independiente sobre lo sucedido.

"¿Por qué la represión continuó mientras los jóvenes explicaban a la Policía que el Loira estaba detrás de ellos? ¿Por qué el prefecto los dejó hacer? ¿Por qué a nivel de la cadena de mando, uno llega a una situación alucinante por la cual por treinta minutos mas de música, un jóven muere? declaró Éric Coquerel, diputado de la Francia insumisa a la cadena de televisión BFM TV.

Según declaró Ian Brossat, candidato del Partido Comunista a las elecciones europeas y consejero adjunto de la alcaldesa de Paris: “La actitud del primer ministro es indignante, uno espera otra actitud del Estado que la de achacar la culpa a la alcaldesa de Nantes por esta trágica historia”.

"¿Cuándo se reflexionará seriamente sobre la violencia estatal y sobre el concepto de un ataque policial desproporcionado?" preguntó un dirigente de Attac, en relación a la militante de esta asociación Geneviève Legay, quien resultó gravemente herida en Niza durante una manifestación de chalecos amarillos. 

Dirigentes del partido ecologista (EELV) y del Partido Socialista también cuestionaron el informe, los últimos muy suavemente. El martes 30, en el centro de Nantes, un colectivo ciudadano vertió un colorante de color sangre en la fuente de la Place Royale, en la que colgaba una pancarta negra con el nombre de Steve. 150 personas se concentraron luego cerca de donde se encontró su cuerpo. Varias manifestaciones están previstas este fin de semana reclamando que se haga justicia por Steve.

Segun analiza Michel Deléan, periodista de Mediapart, “en dos años de presidencia, Emmanuel Macron habrá logrado al menos una cosa: registrar el peor número de muertos y heridos durante las operaciones policiales desde 1968, al alentar la brutal represión contra los movimientos sociales, haciendo uso de la fuerza sin moderación. El Primer Ministro Édouard Philippe, el Ministro del Interior Christophe Castaner también son responsables de este triste récord”.

Este gobierno, que nunca muestra compasión o palabras dignas para las víctimas de la violencia policial que él mismo alienta reserva sus discursos para la policía, incluso decorando a miembros de ese cuerpo implicados en acciones violentas contra los ciudadanos. “El aspecto más repugnante de la reciente deriva represiva es la impunidad organizada que los rodea. Se necesita un archivo concreto (videos, fotos, testigos, experiencia médica, un buen abogado...) para poder procesar a un policía violento en la justicia. Los casos de Rémi Fraisse, Zineb Redouane y Steve Maia Caniço muestran la necesidad de la creación de un cuerpo de investigadores completamente independientes de la policía y la gendarmería”.