La calificadora de riesgo internacional Fitch aseguró que los tenedores de bonos argentinos deberán hacer una "contribución" y aceptar una quita en los volúmenes de deuda. El motivo responde a las complicaciones que presentan las finanzas argentinas para pagar los vencimientos.

Para la agencia, Argentina deberá aplicar un recorte tanto en la deuda en pesos como en dólares, y consideró que la quita es "inevitable, porque las obligaciones representan alrededor del 90% del Producto Bruto".

El director senior de Fitch, Charles Seville, remarcó que "uno de los problemas que ha tenido Argentina es que sus necesidades de refinanciamiento han sido muy altas en el lado interno, por lo que la deuda se acortó cada vez más y se hizo más difícil de refinanciar con vencimientos largos". "Eso seguirá siendo una vulnerabilidad para Argentina", sostuvo en declaraciones a la agencia Reuters.

 

 

Ante la decisión del Gobierno de reprogramar los vencimientos de deuda, la calificadora había colocado a la Argentina en "incumplimiento restringido".

En otro aspecto, Seville alertó que quien resulte presidente electo en las elecciones presidenciales deberá enfrentar un déficit fiscal de entre tres y cuatro puntos en relación al PBI. En relación a esto último, el analista afirmó: "el FMI, que se ha mantenido bastante callado hasta ahora, está hablando claramente con la administración y la posible administración entrante".

"Habiendo firmado hasta ahora la sostenibilidad de la deuda (el FMI) bien puede decidir que si va a seguir involucrado, los tenedores de bonos también necesitan proporcionar algo de financiación", indicó.