Feroz represión en Bolivia aumenta la cantidad de muertos

La Policía se enfrentó con los manifestantes pro Evo Morales y la represión dejó un saldo de al menos cuatro muertos.

15 de noviembre, 2019 | 19.39

Feroz represión en Bolivia aumenta la cantidad de muertos

La Policía se enfrentó con los manifestantes pro Evo Morales y la represión dejó un saldo de al menos cuatro muertos.

15 de noviembre, 2019 | 19.39

La feroz represión en Bolivia contra los ciudadanos que respaldan a Evo Morales, presidente democrático destituído por un golpe militar este domingo, aumentó la cantidad de muertos y heridos. Esta vez en la ciudad de Chochabamba, donde una multitud se concentró para hacer respetar el orden constitucional.

Con pancartas a favor de Morales, manifestantes se reunieron en esa ciudad y se enfrentaron a la Policía boliviana, que tiene a cargo la seguridad del país tras el golpe de Estado. La represión que las fuerzas de seguridad desataron sobre los ciudadanos dejó al menos cuatro víctimas fatales en Sacaba, Cochabamba. Comenzaron a circular brutales imágenes en redes sociales y por Whatsapp que demostraron la brutalidad del gobierno de facto.

En las imágenes, en plena represión, se pudo ver a un ciudadano boliviano completamente desesperado porque un compañero suyo recibió un impacto de bala en la espalda: "Están disparando, nos están gasificando a gente humilde. Los militares, los policías. Nos disparan como a perros. Ésto sí es dictadura".

La misma postura, desgarradora, fue descrita por otra mujer en la puerta de un hospital repleto de heridos: "Así nos están matando a los compañeros, que todo el mundo se entere que es una dictadura. Estamos viviendo una dictadura, nos están matando. Sólo hemos pedido que se respete el voto".

Morales fue destituido el domingo cerca de las 17, cuando las Fuerzas Armadas le exigieron la renuncia horas después de que el mandatario haya convocado a nuevas elecciones. La OEA realizó un informe en el que dio a conocer irregularidades en los comicios celebrados el 20 de octubre, pero jamás habló de fraude. Sin embargo, el Presidente debió renunciar.

Desde entonces, la represión se recrudeció y Jeanine Áñez, vicepresidenta segunda del Senado boliviano, se autoproclamó jefa de Estado de ese país ante una Asamblea Legislativa semivacía y sin la presencia del MAS.

 

¿Querés recibir notificaciones de alertas?