Además del rechazo de los gremios docentes, excluidos por completo de la medida, los trabajadores estatales también rechazaron el bono de 3 mil pesos que propone María Eugenia Vidal. Tanto ATE como UPCN, los dos sindicatos principales del trabajadores del Ejecutivo provincial, calificaron la suma como insuficiente y cuestionaron la falta de diálogo con la gestión de la gobernadora bonaerense. El secretario general de la seccional Buenos Aires de UPCN, Carlos Quintana, aseguró que no comparten la medida por considerarla "insuficiente" y advirtió que se trata de una "decisión unilateral del Gobierno".

"El Estado nacional otorgó un bono de 5.000 pesos en un único pago y la provincia ofrece uno de 3.000 y en dos cuotas", dijo Quintana y resaltó que "el gobierno se había comprometido a sentarnos a hablar de cláusula gatillo, y terminamos con este bono que es un 2% sobre lo que veníamos discutiendo los primeros meses de este año, y $900 de asignaciones familiares". Para el dirigente de UPCN, el bono "es muy poco en la situación que estamos y ante la pérdida salarial que sufrimos".

En esa misma línea, el titular de ATE provincia de Buenos Aires, Oscar De Isasi, dijo a Télam que "rechazamos de plano este bono porque es absolutamente insuficiente", y subrayó que "hoy el salario de los estatales vale 50% desde el 10 de diciembre de 2015, cuando la gobernadora Vidal asumió". A la vez, pidió al Gobierno "reapertura de paritarias, aumento salarial y el pase a planta permanente de los trabajadores precarizados", remarcó que "son 5.000 contratos autónomos que el 31 de diciembre quedan en la calle, más los temporarios mensualizados de Educación y cientos de becarios de Salud".

 

 

En ese sentido, fuentes del Gobierno bonaerense intentaron justificarse: "se está otorgando el bono que se puede pagar", afirmaron y manifestaron que ello se enmarca dentro de las medidas que la administración bonaerense adoptó "para mejorar la situación de los trabajadores". Anticiparon además que el Ejecutivo otorgará un aumento de un 25% en las asignaciones familiares, una medida que alcanza a unos 100.000 trabajadores estatales y docentes.

La semana pasada, en medio de la megadevaluación y la fuerte suba de precios, la mandataria anunció medidas para contener los efectos de la crisis económica como aumentos del 20% en el Servicio Alimentario Escolar (SAE), del 15% en las Unidades de Desarrollo Infantil, del 25% para Hogares de la Niñez, del 45% en la jubilación mínima; además de un refuerzo de $1000 en el Plan Más Vida y del Programa de Promoción, Preservación y Regularización del Empleo (PREBA). A la vez, la provincia dispuso un régimen de regularización, refinanciación y bonificación de intereses para pymes que tengan deudas por infracciones laborales y de seguridad e higiene.