#AltaData | Cristina Kirchner chicaneó a Macri Suscribite

X

Las palabras del histórico jugador argentino, Diego Armando Maradona, un acérrimo enemigo del actual presidente de la FIFA y de la entidad en su conjunto por sus manejos, eran de las más esperadas en la Argentina tras el escándalo mundial. Y como era de esperarse, se regocijó del vergonzante momento que está pasando el organismo madre del fútbol y admitió: "Estoy disfrutando de algo que vengo diciendo hace mucho tiempo y que me han tratado de loco".

"Hoy ganó el fútbol, hoy ganó la transparencia. Basta de negociados, basta de mentirle a la gente y de hacer una cena show para reelegirlo a Blatter".

En ese sentido, continuó: "El vocero de la FIFA dijo que la investigación la pidieron ellos, son unos mentirosos, les cayeron de sorpresa". En declaraciones a radio La Red, lanzó: "En la FIFA odian al fútbol, odian la transparencia".

"Hoy ganó el fútbol, hoy ganó la transparencia. Basta de negociados, basta de mentirle a la gente y de hacer una cena show para reelegirlo a Blatter. Gasten esa plata para hacerles una cancha a los chicos en África. Para eso yo jugué cinco mundiales", completó El Diez.

"A mí me vinieron a convencer con dinero y yo mi dinero me lo gano trabajando, no cagando a la gente".

Recordó que fue él quien le pidió a Grondona "que no sigan choreando" y habló sobre el presidente de la FIFA: "A Blatter no le salieron las cosas ni cumplió lo que prometió. Ya están viejitos, les retiraron el registro para conducir, necesitamos cambiar todo esto".

"Estoy disfrutando de algo que vengo diciendo hace mucho tiempo y que me han tratado de loco".

Además, volvió a defender al Príncipe Alí, candidato a presidir la FIFA y aclaró: "Con él los buenos se van a quedar. De los malos me voy a encargar personalmente de pegarles una patada sabes dónde".

Por otra parte, aseguró: "A mí me vinieron a convencer con dinero y yo mi dinero me lo gano trabajando, no cagando a la gente" y, al ser consultado sobre si "se manchó la pelota" dijo: "No tuvieron ni el respeto que tiene que tener la pelota para ser dirigida dignamente".