La diputada nacional oficialista y fundadora de, ahora, Juntos por el Cambio, Elisa Carrió, agitó la posibilidad de fraude electoral en las PASO al asegurar que hubo "datos incorrectos" respecto a Mauricio Macri. Lo llamativo es que los comicios fueron organizados por el Gobierno, con un software contratado por ellos y rechazado por la oposición.

Carrió, que el domingo, tras la derrota, dijo no reconocer la elección de agosto, publicó en su cuenta de Twitter: "Estamos analizando los resultados y hay demasiados datos que son incorrectos y muchos son votos a Macri directamente suprimidos en el telegrama".

La diputada, que agitó la posibilidad inexistente de fraude, agregó: "Me da la impresión por gente que estuvo en el territorio, que el control narco en determinados sectores del norte y del conurbano es central. Asi que en eso estamos trabajando. Cada vez estoy más segura de nuestra victoria en octubre".

Las irregularidades en el escrutinio provisorio llegaron desde el Gobierno que contrató a la empresa venezolana Smartmatic, la de peor calificación el el proceso de licitación, muy cuestionada por la oposición que no recibió el código fuente para poder analizar la transparencia de la transmisión digitalizada de los datos. Además, por un error del Gobierno, en provincia de Buenos Aires se contaron mal los votos y se incluyeron los blancos, que no valen para cargos locales, por lo que el porcentaje que obtuvo Axel Kicillof, del Frente de Todos, fue mucho mayor al difundido el domingo a la noche.